CDD Tu Casa

Has pensando rendirte?

 

Has cambiado mi lamento en una danza; Desataste mi sayal, y me ceñiste de alegría.” Salmos 30:11

 

Mi duelo por el baile – Alegría, júbilo, cada expresión de regocijo, habían sido hechos para suceder sus profundas penas. Fue esto lo que conmemoró en la dedicación de su casa; esta alegría sucedió a escenas de tristeza que ahora llamó a recordar cuando entró en el lugar donde había criado para una residencia permanente. El contraste de sus circunstancias ahora, en un palacio, con todas las comodidades de abundancia y paz a su alrededor, con sus circunstancias anteriores que habían sido tan tristes, lo hizo apropiado para él celebrar así la bondad de Dios.

 

Me has quitado la tela de saco – Lo que llevaba, o me había ceñido a mi alrededor, como emblema de tristeza, o en el momento de mi duelo. Y me ceñía de alegría – En lugar de una faja de tela de saco, había sido vestido con un vestido festivo, o con ese vestido, ceñido con una faja elegante, como se usaba en ocasiones alegres y festivas.

 

En la vida nos enfrentaremos a etapas en donde el lamento aparecerá y es que no podemos estar esperando que todo en la vida sea perfecto en el sentido de no enfrentarnos a situaciones que trataran y hasta lograran en momento determinado borrar la sonrisa de nuestro rostro.

 

Todos nos enfrentaremos a periodos de desiertos, a fuertes tempestades, a tiempos de anonimato, momentos de silencios de Dios en donde pareciera que calla mientras nosotros enfrentamos las más duras situaciones. Sé de lo que te hablo, sé lo que es estar en el desierto y sentirte totalmente solo a pesar de tener a Dios de tu lado, sé lo que es enfrentar tempestades que trataran de hundir la barca de nuestra vida, sé lo que es pasar por periodos largos de anonimato en donde pareciera que lo que un día Dios te prometió no se va cumplir, pero sobre todo sé lo que se siente esperar que Dios te hable pero en su lugar experimentar una etapa larga de silencio divino para tu vida.

 

He llorado y sufrido como cualquier otro soldado de Cristo, ha habido momentos en los que he pensado hasta en rendirme, he dudado en ocasiones de que algo bueno saldrá de todo lo que estoy enfrentando, he reclamado a Dios por cosas que he padecido, pero aun y con todas las reacciones que son el producto del momento que estoy pasando HE VISTO LA MANO DE DIOS ACTUAR.

 

Y es que a pesar que hay periodos de lamento siempre, pero siempre he terminado sonriendo, a pesar que he experimentado tiempos largos en donde la sonrisa se ha borrado de mi rostro. Siempre he terminado danzando de alegría por lo que Dios me tenía preparado después de todas esas experiencias. El escritor de Eclesiastés era muy sabio y por eso escribió: “hoy lloramos, mañana reímos; hoy guardamos luto, mañana bailamos de gusto;” Eclesiastés 3:4 Traducción en lenguaje actual (TLA). El escritor de estos versos sabía muy bien lo que hablaba, seguramente también había experimentado tiempos de lamento, pero también tiempos de danza.

 

Quizá hoy estés pasando por un periodo difícil en tu vida, quizá hoy le dijiste a Dios que te hablará, que te dijera algo porque ya no soportas más. Hoy quiero decirte que Dios no te ha abandonado, que a pesar de cualquier etapa que estés experimentando Él sigue estando a tu lado. Tal vez hoy lloras, pero eso no significa que mañana no vayas a sonreír, lo que ahora te es difícil, mañana lo recordaras con una sonrisa en tu rostro testificando de cómo Dios te saco de esa situación difícil que te robaba la paz.

 

¡Adelante!, no te rindas, ni siquiera pienses en rendirte, porque lo que viene delante es mucho mejor de lo que has experimentado hasta ahora. Tu lamento se convertirá en danza, tu lloro en sonrisa, el dolor en paz y tu tristeza en gozo, solamente sigue adelante, no te rindas, no desfallezcas porque Dios no te soltará hasta terminar en ti la obra que un día comenzó.

 

“Yo les daré consuelo; cambiaré su dolor en danza y su tristeza en alegría. Bailarán alegres jóvenes y viejos.”

Jeremías 31:13 ¡Dios cambiará tu lamento en danza!

 

CDD TU CASA

PR HORACIO LEON

 

 

El Gran Secreto: Caminar y Confiar

EL GRAN SECRETO: Caminar y Confiar (Génesis 15:1,5-6).(Gen.18.14)

 

Aprendamos a confiar en el carácter de Dios sin vacilar. Abraham comenzó a enseñarnos acerca de Dios y su fidelidad. Explicó que: Dios siempre hace bien las cosas, incluso cuando pasa un largo tiempo

 

Cuando pasa mucho tiempo entre lo que Dios promete y su cumplimiento, a menudo actuamos como los niños pequeños que no pueden esperar por la Navidad. No nos gusta esperar y tememos que nos hayan olvidado.

 

Es simple ver por qué Abraham (cuyo nombre era Abram antes de que Dios se lo cambiara) se transformara en un impaciente. Cuando Dios lo envió a Ur de los caldeos, le prometió que le daría en posesión la tierra de Canaán, que tendría muchos descendientes y que de estos haría una gran nación. El cumplimiento de esa promesa le traería un gozo enorme. Sin embargo, después de diez años, Dios seguía sin mandarle su promesa.

 

Miremos lo que soportó Abraham en esa década:

– Dejó su familia y país.
– Dios prometió que lo iba a bendecir a él y sus descendientes.
– Vivió durante una hambruna.
– Temió a faraón y le mintió.
– Experimentó conflictos familiares: Lot y él se separaron.
– Cuando secuestraron a Lot, persiguió a los secuestradores y luchó para rescatarlo.
– Todavía no tenía hijo.
– Después de diez años y muchas pruebas, Abraham deseaba saber si seguía en pie el trato. Las Escrituras declaran:

 

Después de esto, la palabra del Señor vino a Abram en una visión: «No temas, Abram. Yo soy tu escudo, y muy grande será tu recompensa » [….] Luego el Señor lo llevó afuera y le dijo: Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes. ¡Así de numerosa será tu descendencia! Abram creyó al Señor, y el Señor lo reconoció a él como justo (Génesis 15:1,5-6).

 

Incluso después de esta declaración de Dios, Abraham seguía sin saber que Dios estaba actuando. En un momento de duda, él y Sara trataron de hacer las cosas a su manera al tener un hijo a través de la esclava de Sara. Sin embargo, los caminos de Dios, y su sentido del tiempo, no son como los nuestros. Aun cuando nos parezca mucho tiempo, Dios siempre hace lo que es bueno y cumple lo que ofrece. Abraham desea recordarnos esto.

 

Dios siempre hace bien las cosas, incluso cuando lo que dice parece absurdo

Cuando Dios le dijo a Abraham y Sara: «Dentro de un año volveré a verte […] y para entonces tu esposa Sara tendrá un hijo». Sara se rió y dijo: «¿Acaso voy a tener este placer, ahora que ya estoy consumida y mi esposo es tan viejo?» (Génesis 18:10,12). Aunque enseguida negó que se hubiera reído, había un buen motivo para hacerlo: ¡Tenía ochenta y nueve años de edad! ¡Se pueden imaginar que le iba a gustar explicarles esto a los amigos! ¿Y por qué Dios esperó tanto tiempo para cumplir la promesa?

 

La respuesta es que Dios deseaba la confianza absoluta de Abraham. Y esta viene solamente a través de las pruebas. Dios cumplió su promesa. El siguiente año Sara dio a luz a Isaac, aunque parecía imposible. Nuestra mente no puede concebir las cosas que Dios es capaz de hacer. Las palabras de Dios a Abraham resumen mejor su habilidad: «¿Acaso hay algo imposible para el Señor?» (Génesis 18:14).

 

Dios siempre hace bien las cosas, incluso cuando lo cuestionamos.

«¿Han cuestionado alguna vez a Dios? ¿Se han preguntado en algún momento acerca de su carácter?» Antes de que pudiéramos contestar, continuó: «Yo sí lo he hecho. Cuando el Señor me dijo que iba a destruir la ciudad de Sodoma, donde vivía mi sobrino, Lot, me preocupé. ¡Cómo iba a hacer una cosa semejante! —me pregunté». Abraham pasó a describir cómo habló con Dios concerniente a Sodoma. Atrevidamente le preguntó a Dios: «¿De veras vas a exterminar al justo junto con el malvado?» (Génesis 18:23). Entonces comenzó a negociar, pidiéndole a Dios que tuviera piedad de la ciudad por causa de cincuenta justos, luego cuarenta y cinco, después cuarenta, treinta, veinte, y así hasta llegar a diez. Solo que no lo dejaría ir.

 

Sin embargo, Dios es justo así como bueno. Honró la petición de Abraham; salvó a los pocos justos que vivían en Sodoma y destruyó a la depravada ciudad. Al final, Abraham proveyó la respuesta a su propia pregunta cuando observó: «Tú, que eres el Juez de toda la tierra, ¿no harás justicia?» (Génesis 18:25). Dios es un juez justo. Del mismo modo que preservó al inocente en Sodoma, nos cuidará a ti y a mí. Dios siempre hace bien las cosas, incluso cuando no comprendemos

 

La tremenda prueba de la confianza de Abraham vino cuando Dios le pidió que sacrificara a su amado hijo, Isaac. ¿Por qué Dios quería que Abraham matara a su hijo de la promesa? Esto no tenía sentido; parecía que iba en contra de la promesa de Dios que haría de los descendientes de Abraham una gran nación.

 

En ese entonces Abraham no cuestionaba ni dudaba. Simplemente se levantó temprano a la mañana siguiente para hacer lo que se le había pedido. Después de muchos años de hacer preguntas, negociaciones y de rebelarse a la dirección de Dios, Abraham finalmente procuró ser obediente. Había aprendido el secreto de caminar con Dios: Confiar y obedecer. Dios había sido fiel a cada promesa que había hecho y Abraham confiaba en su carácter. Al fin comprendió que nosotros no deberíamos tratar de entender a Dios hasta que le obedezcamos primero.

 

CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE

 

 

 

Dios; está en tus pruebas !

DIOS PERMITE TU PRUEBA?

 

PRUEBA: Cosa material, hecho, suceso, razón o argumento con que se prueba o se intenta probar que algo es de una determinada manera y no de otra. «la fiscalía no tiene suficientes pruebas condenatorias contra él» – Acción de probar a alguien o algo para conocer sus cualidades, verificar su eficacia, saber cómo funciona o reacciona, o qué resultado produce. «someter a prueba el dispositivo de alarma»

 

Las pruebas desarrollan el carácter piadoso, y eso nos permite “…[gloriarnos] en las tribulaciones, sabiendo  (Romanos 5:3-5). Jesucristo fue el ejemplo perfecto. “Más Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Estos versículos revelan aspectos de Su propósito divino tanto para las pruebas y tribulaciones de Jesucristo como por las nuestras. El perseverar comprueba nuestra fe. «Todo lo puedo (Filipenses 4:13).

 

Una de las partes más difíciles de la vida cristiana es el hecho de que ser un discípulo de Cristo no nos hace inmune a las pruebas y las tribulaciones de la vida. ¿Por qué un Dios bueno y amoroso nos permitiría pasar por cosas tales como la muerte de un niño, enfermedades y daños a nosotros mismos y nuestros seres queridos, dificultades financieras, preocupación y temor? Ciertamente, si nos amara, quitaría todas estas cosas de nosotros. Después de todo, ¿no significa el amarnos que Dios quiere que nuestras vidas sean fáciles y cómodas? No, no es así. La Biblia enseña claramente que Dios ama a aquellos que son Sus hijos, y “todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28). Eso debería significar entonces que las pruebas y tribulaciones que Él permite en nuestras vidas son parte de todas las cosas que nos ayudan a bien. Por lo tanto, para el creyente, todas las pruebas y tribulaciones deben tener un propósito divino.

 

Como en todas las cosas, el propósito final de Dios es que seamos transformados más y más a la imagen de Su Hijo (Romanos 8:29). Esta es la meta del cristiano, y todo en la vida, incluyendo las pruebas y tribulaciones, está diseñado para permitirnos alcanzar esa meta. Es parte del proceso de la santificación, siendo apartados para los propósitos de Dios y equipados para vivir para Su gloria. Se explica la manera en que las pruebas logran esto en 1 Pedro 1:6-7: “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”. La fe del verdadero creyente se reforzará mediante las pruebas que experimentamos para que podamos descansar en el conocimiento de que es real y va a durar para siempre.

 

Las pruebas y tribulaciones vienen con un propósito y una recompensa. “Hermanos míos, tened por sumo gozo «(SanT 1:2-4,12).

 

El caso de Job, él era en cuanto a lo material un hombre próspero y con considerables posesiones materiales, y en cuanto a lo espiritual era un hombre al cual Dios llama un varón como ningún otro en la tierra, perfecto y recto temeroso de Dios y apartado del mal. Dios mismo es quien menciona este caso ejemplar a Satanás, y ante la reacción de Satanás diciendo que en cuanto Job padezca en sus bienes materiales y salud, Job blasfemará contra Dios,  Dios autoriza a Satanás para dañar y destruir las posesiones materiales de Job, Dios le autoriza a Satanás  matar sus hijos, y dañar a Job en su salud, sin autorización de matarlo precisamente para ver la reacción de Job ante la desgracia y los tiempos difíciles.

 

Así que Job experimentará mal, por ser un hombre santo a quien Dios probará y es precisamente porque ese es un propósito más alto que su bienestar, que en la vida real no siempre será cierto lo que dice Eclesiastés 8 : 5 : «El que guarda el mandamiento no experimentará mal». Pero ante toda esta desgracia que le vino a Job, no como consecuencia de pecados sino, por ser un hombre ejemplar y santo con alto perfil en el plano espiritual, ante todo esto Job no pecó, no blasfemo contra Dios (Job 2 : 10).

 

Después de que Job pasó por estos tiempos difíciles, él reconoce que hablaba de cosas que no entendía y reconoce que debe ser Dios quien le enseñe, en su prueba Dios menciona que Job habló lo recto de Dios, pasada la prueba Dios bendice materialmente al doble a Job, en sus posesiones, lo cual se podría decir es irrelevante en cuanto a lo espiritual, pues sólo son cosas temporales y no eternas, pero Job pasó la prueba y Dios sin tener obligación de bendecirlo materialmente al doble lo hizo, pero lo bendijo materialmente después de que Job pasara por una severa crisis y dolorosa prueba.

 

A través de todas las pruebas y tribulaciones de la vida, tenemos la victoria. “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 15:57). Aunque estamos en una batalla espiritual, Satanás no tiene autoridad sobre el creyente en Cristo. Dios nos ha dado Su Palabra para guiarnos, Su Espíritu Santo que fortalecernos, y el privilegio de venir a Él en cualquier lugar y en cualquier momento, a orar por todo. Él también nos ha asegurado que no habrá tentación que nos pondrá a prueba más allá de nuestra capacidad para resistir, y dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar (1 Cor 10:13)

 

CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE

 

 

 

Tu Destino en Dios !

ESPERANZA EN TU DESIERTO

 

NO RECHAZES TU PROCESO EN EL DESIERTO, PORQUE DE ÉL NACERA “TU DESTINO EN DIOS”

Sufrir por falta de agua no debe de ser tan duro como padecerlo en un desierto, ¿verdad? ¿Si estuvieras en el desierto qué harías? ¿Clamarías a Dios por este recurso? ¿Y si fuera Dios quien te hubiera llevado a ese desierto, renegarías contra Él? Leamos el libro de Éxodo 17:1-3 “Y toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin, por sus jornadas, al mandamiento del SEÑOR, y asentaron el campamento en Refidim; y no había agua para que el pueblo bebiese. Riñó el pueblo con Moisés, y dijeron: Danos agua que bebamos. Y Moisés les dijo: ¿Por qué reñís conmigo? ¿Por qué tentáis al SEÑOR? Así que el pueblo tuvo allí sed de agua, y murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para matarnos de sed a nosotros, y a nuestros hijos y a nuestros ganados?”.

 

Había sed y cansancio: Sin duda que estaban en el desierto y a pesar de que la columna de nube los protegía, allí había sed y cansancio, pero no había agua. ¡Y luego el pueblo se quejó de Dios! Poco tiempo antes venían de ver señales maravillosas en su favor como recibir el maná caído del cielo, habían visto el mar abrirse en dos para pasar en medio de él y habían sido partícipes de una liberación milagrosa precedida por las 10 plagas en Egipto. Pero ¿por qué se quejaron?

 

Es triste ver cómo hoy la mayoría de los cristianos somos como el pueblo de aquella época. Con seguridad algún tipo sequía ha pasado por nuestras vidas y hemos visto antes la mano de Dios ayudándonos. Pero cuando surgen los problemas nos quejamos con facilidad. Las circunstancias no son fáciles, pero no debemos dar marcha atrás en nuestra relación con el Señor.

Elías oró 7 veces: En la época del profeta Elías, alrededor de 600 años después de la historia anterior, en la región de Samaria, las 10 tribus de norte sufrían de una gran sequía causada por algo diferente: la idolatría del pueblo (Capítulos 17 y 18 del primer libro de Reyes). La situación era grave. Pero después de la escena de la muerte de los 450 profetas de Baal, Elías oró 7 veces por lluvia.

 

1 Reyes 18:41-45 “Entonces Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque una gran lluvia suena. Acab subió a comer y a beber. Y Elías subió a la cumbre del Carmelo; postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas. Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces. A la séptima vez dijo: He aquí una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar. Él dijo: Ve, y di a Acab: Unce tu carro y desciende, para que la lluvia no te ataje. Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento; y hubo una gran lluvia”.

 

Elías dominaba completamente la situación: Fue él quien dio órdenes al pueblo y el que dirigió al rey. Elías dijo “una gran lluvia suena”. ¿Ya estaban apareciendo los truenos en el cielo? El sonido no estaba en los oídos del profeta sino en su corazón. Por fe sabía que estaba por llover porque empezando el capítulo 18 está registrada la promesa del Señor. El arrepentimiento del pueblo había suprimido el motivo del castigo y Elías se dio cuenta de que estaban por caer las lluvias por tanto tiempo anheladas. Él vivía una vida de fe y de oración y por eso Elías oró 7 veces.

 

Su oración fue de intercesión a favor del Israel arrepentido. Sabía que vendría la lluvia, pero se preocupaba para que se cumplieran plenamente las condiciones para recibir la bendición celestial, y para que pudieran ser permanentes los resultados de la reforma.

¿Sabemos que vendrá la lluvia de bendiciones en nuestras vidas?  La lluvia no cayó inmediatamente, pero no vaciló la fe de Elías. Continuó orando más fervientemente que antes, vez tras vez y el registro nos dice que Elías oró 7 veces. Dios nos ha dado una poderosa promesa en Mateo 7:7 “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; tocad, y se os abrirá”, pero el Señor no dice “pedid una vez y se os dará”. Elías se postró y clamó 7 veces. ¿Si hubiera abandonado a la primera? ¿A la sexta? Seguro que a un paso de la bendición la hubiera perdido.

 

Con humildad debemos acudir a Dios sin pretender que Dios está obligado a respondernos cuándo y cómo queremos y sin cumplir nuestra parte. Esto es igual al pecado de presunción y si Elías hubiera obrado con presunción hubiera muerto en el instante…pero su oración es ejemplo de humildad y de fe.

 

El mundo hoy necesita hombres y mujeres con la fe de Elías: La obra de Dios será terminada por hombres que obren con el espíritu y poder de este profeta de la antigüedad.  La mano de Dios no se ha acortado para que no pueda salvar (Isaías 59:1). Dios es tan poderoso y está tan dispuesto a conceder victorias hoy como en el tiempo de Elías. Cuando el pueblo de Dios llegue al punto de tener el mismo espíritu que tuvo Elías, cuando sea tan ferviente, tan activo, tan valiente, tan dispuesto a perseverar en oración, tan intrépido frente al peligro y tan ansioso de responder a las invitaciones del Señor, entonces se terminará prestamente la obra de Dios y Jesús volverá para recibir a los suyos.

 

En las dos historias de hoy tenemos un desierto, una sequía. Una fue para probar la fe del pueblo, la otra fue consecuencia del pecado. Si hoy estás pasando por un desierto, probablemente tu situación corresponda a una de las dos. Encomienda tu camino, encomiéndate al Señor y Él te salvará (Salmos 37:5).

 

TE COMPARTO FINALMENTE ESTA PALABRA Y TE BENDIGO:

“El Señor te bendiga y te guarde, el Señor haga resplandecer su rostro sobre ti y te conceda su bondad, El Señor te mire con amor y te de su paz!

 

CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE

 

 

 

La Unidad, demanda !

En esta historia bíblica encontramos otra apología más a favor del ministerio del señor Jesucristo como perdonador y sanador y el lugar de la fe en ambos actos de gracia.

La presencia del señor siempre atraía a las multitudes. En este caso en su audiencia tenia fariseos y maestros de la ley (v.17). Una representación de las aldeas de galilea y judea y de jerusalem se habían dado cita en aquel memorable e histórico dia.

Sobre la presencia de los fariseos y maestros que estaban sentados leemos en el comentario de Mathew Henry (no sentados a los pies de El como para aprender de el, sino por lo que se deduce del contexto posterior par expiarle y sorprenderle en algo por donde poder acusarle) Cuantos hay en medio de nuestras congregaciones que no están sentados BAJO la palabra aunque estén sentados junto a la palabra. No tienen inconveniente en que se predique ante ellos con tal que no se les predique a ellos.

En el vs.17 ultima clausula leemos. (y el poder del señor estaba presente para sanarles) el griego lee literalmente (y el poder del señor estaba para que el sanara) Donde esta Jesucristo hay sanidad y hay salvación.

I – En primer lugar consideremos la unidad de propósito vs.18

  1. Aquí se nos presentan unos hombres llevando en una camilla a un paralitico con el propósito de introducirlo y colocarlo delante de jesus vs.18
  • Lucas los describe como unos hombres en el griego se usa una sola palabra (andres) su misión era mas importante que su renombre
  • A Lucas no le intereso su numero sino su propósito por eso no los conto. Marcos nos dice que varios hombres traian a un paralitico pero cuando lo llevaban Marcos 2-3
  1. El propósito de estos amigos era que su compañero enfermo escuchara la palabra del señor y fuera por consiguiente sanado.

II – En segundo lugar consideremos la unidad de determinación. Vs.18

  1. Según Marcos llegan unos hombres trayéndolo a un paralitico llevado por cuatro de ellos (2:3)
  2. Todos tuvieron la unidad de propósito de llevar al paralitico al lugar donde jesus estaba presente. Solo cuatro manifestaron la unidad de determinación..
  • Los demás terminaron su unidad de propósito al llegar a la casa de capernaum.
  • Los otros cuatro comenzaron su unidad de determinación. No solo se propusieron llevarlo sino cargarlo.
  1. El problema de muchos cristianos es que oran mucho, predican mucho, enseñan mucho, testifican mucho, pero solo acompañan, nunca cargan nada ni a nadie.

III – En tercer lugar consideremos la unidad de superación vs.19

  1. Los vs.18 y 19 de San Lucas 5, presentan las dificultades de estos hombres que cargaban al paralitico.
  • Trataron de meterlo a la casa por la entrada pero no pudieron. Esto es unidad de superación.
  • Trataron de ponerlo frente al señor pero no pudieron. Esto es unidad de superación.
  • Trataron diferentes medios pero no pudieron. Esto es siempre unidad de superación.
  1. Al no encontrar solución al problema, como tenían unidad de superación, dice Lucas: subieron a la azotea, lo descolgaron con la camilla a travez de las tejas y lo pusieron en medio delante de Jesus vs.19
  • William Barclay describe el techo de las casas en los días de Jesus con estas Palabras: estaba formado por vigas que iban de pared a pared a poca distancia una de otra. El espacio estaba lleno de ramitas que habían sido apisonadas con mortero y unidas con greda. Era la cosa mas fácil del mundo sacar el relleno entre dos vigas. En verdad muchas veces se sacaban los ataúdes de las casas por el techo.
  • La unidad de superación significa que todos nos vamos a unir hasta encontrar la solución al problema.

IV – en cuarto lugar consideremos la unidad de fe vs.20

  1. Los tres evangelios sinópticos están de acuerdo al decir (al ver la fe de ellos dijo: …tus pecados te son perdonados. Marc.2-5 Mat.9-2
  • Marcos cambia la palabra hombre (Lucas 5-20 por hijo)
  • Mateo añade Ten animo y emplea el termino Hijo9-2
  1. La fe de ellos que era unida pudo expresar el deseo que había en sus corazones no solo para que su amigo fuera sanado del cuerpo sino sanado del alma.5-23-25
  • Por la fe nuestra nuestros amigos y familiares pueden experimentar perdón de pecados.
  • Por la fe nuestra muchos enfermos pueden ser sanados.
  1. El señor Jesucristo puede ver la fe que tenemos y hacer algo a favor de aquellos a quienes estimamos. El problema es que muchos creyentes tienen fe para ellos y no tienen fe en lo que el señor quiere hacer en otros.
  2. San Agustin según lo testificaba debía su salvación a la fe de su madre (es imposible decía ambrosio de Milan que el hijo de tales oraciones y lagrimas se pierda.

CONCLUCION: La unidad demanda propósito. Porque estamos unidos? Demanda determinación. Para que estamos unidos? demanda superación Que hacemos cuando estamos unidos? Y demanda fe. Que alcanzaremos espiritualmente con estar unidos?

 

Unidos, no hay otra forma, no hay otra manera. Si lo crees no solo digas AMEN, sino comienza a practicarlo, cordón de tres doblases no se rompe, mejor son dos que uno. CRÉELO. ÚNETE. ES POSIBLE

CDD TU CASA SAO

 

 

No te culpes !

Dios siempre te ayudará. Aunque el tiempo de adversidad sea difícil y los obstáculos sean grandes siempre Dios estará de tu lado, nunca te dejará ni te desamparará. El Señor siempre ayuda a sus hijos, nunca los abandona ni los desampara…

Porque te culpes? Dios siempre te ayudará.

Éxodo 5:22 – 6:1 “Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿Por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? Porque desde que yo vine a Faraón… ha afligido a este pueblo, y tú no has librado a tu pueblo. Jehová respondió a Moisés: Ahora verás lo que yo haré a Faraón; porque con mano fuerte los dejará ir, y con mano fuerte los echará de su tierra”.

Manejar la crítica y enojo de los hebreos no fue fácil. Moisés ante esta situación nos dice el versículo veintidós que lo primero que hizo fue buscar a Dios: “Moisés se volvió a Jehová”. Las palabras usadas por Moisés para hablarle a Dios nos permiten ver la condición de su corazón ante aquella crisis:

¿Por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste?

Él pensaba que todo aquel dolor y sufrimiento que padecía Israel era originado por Dios, y concluía que el Señor se había equivocado al enviarlo a hablar con el faraón, pues todo había empeorado.

Además de esto nos enseña el versículo veintitrés que desde su perspectiva Moisés sólo veía aflicción como resultado de su gestión ante faraón, y para completar dice: “y tú no has librado a tu pueblo”, dejando en duda la obra de Dios. Así que él veía su servicio a Dios como un total fracaso.

No debemos culpar a Moisés, pues de alguna manera somos iguales. Es decir, ante los obstáculos, los fracasos, las decepciones o las calumnias podemos pensar igual e incluso llegar a murmurar contra Dios y el servicio a él.

Podemos también percibir un tono de auto condenación en Moisés, pues él dice: “desde que yo vine a faraón… ha afligido a este pueblo”. Culparnos a nosotros mismos es otro error en el que podemos caer ante los problemas y los obstáculos.

En medio de aquel panorama tan difícil, Dios se hace presente con su amor y poder. Lo vemos en el Éxodo 6:1. Aquí Dios le responde a Moisés y es hermoso ver que el Señor no se impacienta con Moisés ni le reprocha sus actitudes, sino que más bien le enseña su grandeza y poder.

Parafraseando ese versículo uno del capítulo seis, Dios le dice a Moisés: “Ahora vas a ver mi poder en acción, faraón no tendrá otra opción sino liberar a mi pueblo, tus propios ojos verán salir a Israel de Egipto bajo mi poderosa mano y nada detendrá lo que ha planeado hacer con mi pueblo”.

En toda crisis acudamos a Dios para tomar de él fuerzas para perseverar y sabiduría para actuar correctamente. No nos apresuremos a juzgar una situación según nuestra propia mente, primero busquemos a Dios y saldremos victoriosos. Hoy la iglesia inmediatamente se culpa o busca culpables, cuando no es por ahí, sino entender que sea cual fuere la situación, Dios siempre estará AHÍ a tu lado extendiéndote la mano y diciéndote, no te he dicho que jamás te dejaré? Que te ayudaré, que no te soltaré y todo lo que pisares sera bendito? Tu familia, tu trabajo, tu tierra, tu descendencia?

Estos versículos son importantes para afirmar nuestra fe en Dios: ISAIAS 41.10: No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco; siempre te ayudaré; siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

ISAIAS 40.31 Pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas; correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán.

MATEO 7: 7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8 Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Hoy en CDD Tu Casa nos aferramos a todo ello, porque entendemos que no es con nuestras fuerzas, es con las de Dios. No te culpes, no te sientas culpable, no culpes a los demás, deja que Dios intervenga en todas las áreas de tu vida. Económico Financiero, Familiar, Ministerial o lo que fuere. Créelo, Dios no te deja, Él está contigo hoy y siempre. RECUERDA: DIOS SIEMPRE TE AYUDARÁ. Amen.

 

CDD TU CASA

 

Cual es tu mochila? Si Jehová irá contigo

Mi presencia irá contigo… CUAL ES TU MOCHILA!

 

¿Quién no ha sentido en algún momento la imperiosa necesidad de sentir la compañía de Dios en su diario caminar? Sobre todo cuando nos vemos superados por situaciones para las que no estamos preparados. Moisés cuando recibió la comisión de sacar a su pueblo de Egipto, le dijo a Dios que no le había declarado a quién enviaría con él. Era una situación para la que no se sentía preparado, y estaba indirectamente demandando la compañía de Dios; Éxodo 33:12.

 

Cuando Dios advierte nuestra necesidad de compañía, no tarda en declararnos que si necesitamos su compañía, allí estará Él. Eso fue lo que Dios le dijo a Moisés: «mi presencia irá contigo«. Dios no a cambiado, y como estuvo con Moisés, estará también contigo. Éxodo 33: 14 Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso. ¿Cuantos de nosotros estamos convencidos realmente de que tenemos un compañero de viaje dia a dia en nuestras vidas? Cada uno de nosotros tiene diferentes necesidades en su vida y/o atraviesa diferentes desiertos en su diario vivir, los cuales hacen que cada mañana al comenzar el dia cada uno de nosotros vea el sol de manera diferente y algunas veces hasta nublado.

 

La mochila de la situación laboral, financiera, familiar; esta de continuo sobre nuestra espalda y no existe un momento del dia en que podamos deshacernos de ella. Por el contrario cada dia que pasa se hace más pesada su carga y más grande su tamaño. Lamentablemente, como humanos que somos, tendemos a rompernos la cabeza buscando la manera de eliminar esta carga de nuestros hombros y espalda, la mayoria de las veces sin frutos positivos, sino viendo empeorarse más y más la situación. A veces aparece algún “CIRINEO” que nos ayuda a cargarla, pero tal como llego de la nada, asi tambien desaparece y volvemos a encontrarnos en medio del desierto solo, cansado y con la mochila redoblada en peso y tamaño. Hemos orado a Dios y pedido a El su ayuda, pero la situación no cambia, por lo que llega el momento donde ¿HASTA CUANDO? ¿POR QUE A MI? ¿POR QUE NO ME CONTESTAS? ¿ES ESTA LA VIDA QUE TIENES PARA MI? Son las preguntas que salen de nuestro corazon y por ende de nuestra boca, y sin darnos cuenta estamos RECLAMANDO al Señor por la situación que nos aflige. Moisés tambien era humano como nosotros y tuvo momentos de desaliento en su andar con el pueblo escogido por el desierto.

 

El versículo de inicio es parte de una conversacion entre El Señor y el en uno de estos momentos. Veamos el contexto: Éxodo 33: 12-13 Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos. Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo. En ese momento la mochila que pesaba sobre la espalda de Moisés era conducir al Pueblo de Israel hacia la Tierra Prometida, asignación para la que El Señor le habia llamado. Esa situación que hoy te aflige es la asignación para la que El Señor te ha llamado. La de Moisés se prolongó por 40 años, quizas ya tienes varios años en la tuya. Lo importante de todo esto es que Moisés no estaba solo en su asignación. Dios estaba con el y en el momento de desánimo se lo deja saber de manera real, verbal, física. Pues de ese mismo modo te lo dice a ti hoy dia: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso. Pero, al igual que Moisés en aquel momento, DEBES CREER AL DIOS TODOPODEROSO Y ENTREGAR A EL TODA LA CARGA QUE LLEVAS EN TU ESPALDA, PARA QUE EL PUEDA DARTE DESCANSO. 1 Pedro 5: 7 Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes. Dios está dispuesto a acompañarte en todo momento durante tu camino por el desierto, está presto a darte el descanso que necesita tu corazon, tu alma y tu cuerpo; pero debes entregar al toda ansiedad, toda preocupación, todo pensamiento de posible solución; para que sea El quien tome control absoluto y te presente la salida por la que El quiere que camines. Esa mochila de enfermedad que te han declarado, el peso de la falta de empleo y los compromisos económicos, la piedra de la vida en soledad, el mar de los problemas con los hijos….. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.

 

Toma hoy esta palabra viva dicha de la boca misma de nuestro Señor para ti, para mí y para todo el que en El crea. Tómala y declárala con tu boca en este dia y los días siguientes en tu vida y te aseguro que veras salir el sol cada mañana de manera impresionante sobre tu vida y la de los tuyos. Toma esta palabra y utilízala como bastón en tu camino por el desierto que tienes frente a tus ojos. Ella sera el CIRINEO PERMANENTE que llevara por ti esa inmensa mochila que tienes en tu espalda. Toma esta palabra y AGRADECE al Dios que te creo por su cuidado, por su misericordia y porque siempre está pendiente de Sus hijos. En el nombre de Jesus oramos: PADRE TE DOY GRACIAS, PORQUE TU PRESENCIA ESTA CONMIGO. AUNQUE EL ENEMIGO HA COLOCADO SOBRE MI LA MOCHILA DE …, TU LA TOMAS EN TUS MANOS Y ME DAS EL DESCANSO QUE MI CUERPO Y CORAZON NECESITAN HASTA QUE LLEGUE EL MOMENTO DE QUE DESAPAREZCA POR COMPLETO DE MI VIDA. GRACIAS POR TU AMOR Y POR TU INFINITA MISERICORDIA, EN EL NOMBRE PODEROSO DE JESUS. AMEN.

 

CDD TU CASA

 

 

Dios conoce tus límites

DIOS CONOCE TU LIMITE. Cuál es tu tormenta?

«Den gracias a Dios en cualquier circunstancia. Esto es lo que Dios espera de ustedes, como cristianos que son»1 Tesalonicen 5:18.

 

Cuando las circunstancias difíciles llegan, lo primero que muchos se preguntan es ¿Por qué me sucede esto a mí? En los malos momentos la gente espera que Dios les de una explicación del porqué de la situación.

 

Muchos argumentan«Señor yo te sirvo, yo me porto bien, entonces ¿por qué me pasa esto a mí?» Incluso, hay quienes se preguntan en qué han fallado para que tal mal les acontezca.

 

El apóstol Pablo expresó: «Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese»1 Pedro 4:12.

 

Entiéndase que ninguna cosa sucede fuera de la voluntad de Dios; Él conoce todo lo que ocurre y tiene un propósito tanto para las cosas buenas como para las malas.

 

«para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo»1 Pedro 1:7.

 

Muchos grandes hombres de la Biblia pasaron por situaciones desfavorables, entre ellos Job, quien después de perderlo todo expresó que es necesario recibir de Dios tanto lo bueno como lo malo. Dando a entender que las cosas no siempre van a estar bien, pero que es necesario aceptar que todo proviene del Señor.

 

«Pero Job le respondió: —No digas tonterías. Si aceptamos todo lo bueno que Dios nos da, también debemos aceptar lo malo. Y a pesar de todo lo que le había sucedido, Job no pecó contra Dios diciendo algo malo»Job 2:10.

 

«Dios conoce tu límite» «Ninguna situación es más fuerte que tú, Dios comprende tu límite y sabe que el peso que llevas, es exactamente el que puedes soportar».

 

Dios sabe cual es la capacidad de cada persona, pues dice en su palabra que Él no pone cargas imposibles de soportar, sino que a cada uno da de acuerdo a su capacidad, como lo dice en 1 Corintios 10:13.

 

Por muy fuerte que sea la situación Dios espera que las personas acepten su voluntad y que decidan confiar en Él, esto implica rechazar las quejas y las murmuraciones y agradecer a Dios por todas las cosas tanto buenas como malas.

 

    Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios que le permitiera mandar sobre la naturaleza para que -según él– le rindieran mejor sus cosechas, ¡Y Dios se lo concedió!

 

Entonces cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente; etc.

 

Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso. Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosa, si él había puesto los climas que creyó convenientes.

 

Pero Dios le contestóTú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan”.

 

Muchas veces nos sucede como a este campesino, queremos que nuestra vida sea puro amor y dulzura, sin nada de problemas, cosa que no está mal, pero a veces es necesario «las tormentas para limpiar aquello que impida una buena cosecha».

 

El optimista no es aquel que no ve las dificultades, sino aquel que no se asusta ante ellas, no se echa para atrás. Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas y las hacen crecer.

 

Por eso hace falta una verdadera tormenta en la vida de una persona, para hacerla comprender cuánto se ha preocupado por tonterías, por chubascos pasajeros.

 

LO IMPORTANTE NO ES HUIR DE LAS TORMENTAS, SINO TENER FE Y CONFIANZA EN QUE PRONTO PASARÁN Y NOS DEJARÁN ALGO BUENO EN NUESTRAS VIDAS.

 

Habacuc 3:17-19: «Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos; aunque mienta la obra de la oliva, y los labrados no me den ni para mantenerme. Aunque las ovejas sean quitadas de la majada y no haya vacas en los corrales; con todo eso yo me alegraré en el Señor y me gozaré en el Dios de mi salvación. El Señor es mi fortaleza… y me hará andar sobre alturas». Habacuc es uno de los profetas menores, y si hay algo curioso en este libro es que, a diferencia de los otros profetas, este fue el profeta que hablo con Dios, y Dios le respondió, a diferencia de los otros profetas que hablaron de lo que Dios les dijo que hablarán. Propósito: Mostrar como el profeta resolvió su problema de fe, frente a las aparentes dificultades que obstaculizan el cumplimiento de las promesas de Dios. Estas dificultades son abordadas y solucionadas a la luz de la permanente revelación de Dios; y el profeta cierra su profecía con un salmo de gozosa confianza.

 

Nahúm 1:7 «Bueno es Dios para fortaleza en el día de la angustia; y conoce á los que en él confían.» Isaias 43:2 «Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.»

 

CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE

PR HORACIO LEÓN

 

 

Cuales son tus armas en esta guerra?

 

El mundo material se rige por leyes naturales, las cuales no pueden ser violadas. Sin embargo existe un mundo espiritual, en el cual las leyes naturales no tienen efecto. Este mundo espiritual está regido también por leyes y quienes vivan en este mundo deben regirse por ellas.

 

El ser humano es un cuerpo material y vivimos en este mundo tangible, pero a la vez somos espíritu. Dios nos ha creado así y podemos tener comunión con Él. Sabemos que Dios es espíritu y su palabra nos dice que los que le adoramos lo hagamos en espíritu y en verdad (Juan 4:24). Pero en el mundo espiritual no todo se trata del bien. Existe una guerra espiritual entre el bien y el mal, entre los hijos de Dios y el enemigo de nuestra fe. Nuestra alma está en juego y el diablo quiere que nos perdamos con él. Pero Dios nos ama tanto que no quiere que nadie se pierda sino que seamos más que vencedores en esta guerra espiritual.

 

¿Estamos preparados para pelear esta guerra? ¿Los ataques del enemigo pueden hacernos daño? El diablo usa todas sus artimañas, todos sus trucos para atacar a los hijos de Dios y estos deben estar preparados para no permitir que esos ataques hagan el daño que buscan.

I. La hechicería y brujería

 

En el mundo podemos encontrar prácticas que buscan la manipulación de las cosas, la manipulación de las personas. Estas prácticas oscuras pretenden obtener resultados en beneficio de alguien o algo y en perjuicio de otros.

 

El mundo quiere cambiar la realidad y buscan maneras de hacerlo, aunque así tenga que hacer cosas alejadas de la luz. Esto es algo que no está en consideración por parte de los cristianos nacidos de nuevo, pues la luz ha venido a ellos. Pero el mundo, que es contrario a los hijos de Dios, pretende usar todas sus armas para dañar a los cristianos.

 

¿Pueden estas personas y estas armas afectar a los hijos de Dios? Antes de responder veamos lo que dice Dios acerca de la hechicería o brujería.

 

a. Es contraria a Dios (2 Reyes 17:17)

 

Debemos saber que estas prácticas son una realidad, no son invenciones de algunos sino prácticas reales que son usadas constantemente para hacer daño, para tratar de manipular la realidad.

 

En este pasaje del segundo libro de Reyes vemos cómo el pueblo de Dios se entregó a las adivinaciones y realizaron rituales dedicados a otros dioses. Pero la parte final del versículo nos dice que esto provocó ira a nuestro Dios. El practicar la brujería, la hechicería, la adivinación, los agüeros son cosas que no solo desagradan a Dios, sino que le provocan ira. Dios se enoja contra quienes practican tales cosas. De esta manera, sabemos que quienes practican tales cosas no proceden de Dios, sino que son contrarios a Él.

 

El enemigo intenta engañar a los hijos de Dios cuando los hechiceros mencionan el nombre de Dios y proclaman que actúan en Su nombre, pero sus actos dicen lo contrario. Dios es poderoso y no necesita de ningún hombre que haga su trabajo. Nadie que realice prácticas de este tipo es de Dios.

 

b. Son obras de la carne (Gálatas 5:19-21)

 

Como mencionamos anteriormente Dios es espíritu y quienes le adoran lo hacen en espíritu y verdad. Quienes adoran a Dios no andan en las cosas de la carne sino en las cosas del Espíritu

.

En este versículo nos damos cuenta que la idolatría y la hechicería están consideradas como obras de la carne. Al final del versículo veintiuno el Señor nos advierte que “los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”. Identificamos a quienes andan en el espíritu y quienes andan en la carne por medio de este listado que encontramos en la palabra de Dios, debemos examinar si las cosas proceden de Dios o son obras de la carne. Si somos hijos de Dios no debemos practicar estas cosas, para que nuestro Padre se agrade de nosotros debemos en su lugar tener el fruto de su Espíritu.

 

c. Usada por el diablo para afligir a los cristianos (1 Reyes 19:2)

 

No es un secreto que el enemigo quiere ver destruidos a los hijos de Dios. Si vemos el ejemplo de Job nos damos cuenta que el enemigo siente celos de cómo podemos acercarnos al Señor, de cómo recibimos de su gracia eterna.

 

En 2 Corintios 4:8-12 leemos que los cristianos somos atacados y nos encontramos atribulados, angustiados, en apuros, perseguidos, derribados. Esto es por causa de los ataques del maligno. Aún hombres de una fe fuerte tuvieron que huir, como fue el caso de Elías cuando fue perseguido por Jezabel.

 

d. Usada para gobernar al mundo (Efesios 6:12) LUCHA CONTRA SANGRE

 

En la biblia encontramos que nuestra lucha no es carnal, no es con espada ni con ejércitos, sino que es una lucha que se lleva a cabo en las regiones celestes. Es una guerra espiritual para la cual debemos estar preparados y saber cómo defendernos de los ataques que buscan destruir a los hijos de Dios.

 

La palabra nos dice que existen huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Estas huestes en las regiones celestes son quienes gobiernan este mundo. Son quienes manipulan a los incrédulos de este mundo para hacer las obras del diablo y que no les resplandezca la luz de Cristo (2 Corintios 4:4)

 

II. Dios es superior a todo

 

La brujería y la hechicería son una realidad, y no se deben tomar a la ligera. Estas son usadas por el enemigo para atacar, para destruir, para gobernar el mundo, para que abunde la maldad en este siglo.

Pero estas prácticas no pueden afectar a Dios. Estas prácticas son contrarias al Señor y no tienen efecto alguno sobre Él. Porque Dios es superior a todas las cosas y todo se sujeta a Su voluntad perfecta.

 

a. Todo sujeto a Cristo (1 Pedro 3:22)

 

Jesucristo murió y resucitó, fue recibido en el cielo y está sentado a la diestra de Dios Padre. Esta es la victoria de Cristo en la cruz, ahora le están sujetos los ángeles, autoridades y potestades. Todo está sujeto a Cristo, el autor y consumador de nuestra fe. De Él es la victoria sobre todas las cosas, Él venció en la cruz del Calvario.

 

III. La victoria de Cristo

 

Ya vimos que Dios es superior a todo y en Él está la victoria. Pero además debemos saber que a Jesús le fue dada toda potestad. Él tiene toda autoridad sobre todo. Ahora somos salvos por el sacrificio de Cristo en la cruz.

 

a. Toda potestad es de Él (Mateo 28:18)

 

No hay nada que se escape del control del Señor, de nuestro Señor. En las manos de Cristo está la autoridad sobre el universo, suya es la victoria.

 

b. Nos ha dado potestad (Lucas 10:19) OS DOY POTESTAD…

 

Con esa autoridad que solo Cristo tiene, recibimos de Él la potestad de hollar serpientes y escorpiones. El Señor nos da autoridad y nos advierte que nada nos dañará.

 

Conclusión

 

Todo cristiano nacido de nuevo, que es temeroso de Dios puede estar seguro, puede estar tranquilo en las manos de Dios. Nada nos dañará, ninguna arma prospera contra los hijos de Dios.

 

Pero debemos estar sometidos a Dios y dispuesta la armadura del Señor para pelear la batalla espiritual.

 

El enemigo nos atacará, pero podemos estar seguros en Dios, Él ya ha vencido y suya es la victoria sobre todas las cosas. No hay potestad, no hay autoridad que pueda enfrentar al Rey de reyes y Señor de señores. Nuestro Padre es el Rey.

 

CDD TU CASA SAO

 

 

Fracasos Motivacionales (Cambia debilidad por fortaleza)

Sin dudas que cada uno de nosotros pasamos, transitamos, vivimos momentos de «fracasos» en esta vida. Y tambien sabemos que cada uno de ellos nos dejan marcas muy profundas que calan hondo en nuestra existencia. Pero hoy vendo de parte de Dios a entregarte una Palabra que viene a «Reconocer la existencia de los fracasos», pero mas aun, ver que todo depende como tomemos esos «fracasos», si para sendas de DEBILIDAD o MOTIVACON PARA LOGRAR OBJETIVOS. Veamos juntos la Biblia y examinemos nuestras vidas a la luz de ella. Solo asi podremos comprende lo maravilloso de Dios, aún en momentos de dificultad.

 

“No dejaréis que su cuerpo pase la noche sobre el madero; sin falta lo enterrarás el mismo día, porque maldito por Dios es el colgado; y no contaminarás tu tierra que Jehová tu Dios te da por heredad”. (Deuteronomio 21:33) Nadie sabe a ciencia cierta el origen de la Cruz. Posiblemente fue inventada por los persas o por los fenicios, pero quienes más la utilizaron fueron los romanos. El crucificado tenía que pasar por un gran suplicio, primero el repudio de la sociedad quedando en un completo abandono; luego, la flagelación en la cual el reo era azotado violentamente.

 

Uno de los beneficios que encontramos es que el Señor anuló el acta de decretos que había contra nosotros que nos era contraria las quitó de en medio y las clavó en la Cruz. Luego, añade que: “despojó a los principados y a las potestades y los exhibió públicamente triunfando sobre ellos en la Cruz” (Colosenses 2:14).

 

Cuando habla de todos los decretos se refiere a los argumentos que Satanás tenía contra nosotros y con Su muerte en la Cruz del Calvario, el Señor Jesús los clavó. Esos argumentos atestiguaban contra nuestras vidas, pero gracias a la obra redentora, el Señor rompió esa maldición y al quebrantar la maldición despojó a los principados y a las potestades.

 

Entendamos esto, si hay un argumento en contra de su vida, va a ser prácticamente imposible que usted pueda vencer o despojar los poderes demoniacos que están tratando de controlarla.

 

El Señor Jesús nos libró de la maldición, tal como lo enseña: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley hecho por nosotros maldición como está escrito: maldito todo el que es colgado en un madero” (Gálatas 3:13). Cuando el Apóstol Pablo dice que Cristo nos redimió, se refiere a que Él tomó nuestro lugar, Él nos rescató de una inevitable condenación, nos rescató de las garras del adversario que como león rugiente anda alrededor buscando a quien devorar. Esto sucedió para que la bendición que Dios prometió a Abraham alcance también, por medio de Cristo Jesús, a los no judíos; y para que por medio de la fe recibamos todos el Espíritu que Dios ha prometido. Pablo trata de exhortar a los Gálatas de que Cristo fue hecho maldición, para librarles del castigo por no cumplir la ley. … Gálatas 3:14. Todo esto redunda en que el propósito de la muerte del Señor es para que la bendición (o la herencia) de Abraham alcanzase a los gentiles

 

El mismo Señor nos hizo libres, por eso dice: nosotros fuimos libres de la maldición para que “la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu” (Gálatas 3:14).

 

Algo en que Pensar

Abraham Lincoln, antes de llegar a la presidencia de los Estados Unidos, tuvo que pasar por una cadena de fracasos, pero éstos, en vez de desalentarlo y sacarlo de acción, lo impulsaron a mantenerse en la lucha para conseguir su propósito, cada uno de los aparentes fracasos, fueron peldaños que lo llevaron poco a poco al éxito:

 

— En 1832 Perdió las elecciones para senador.
— En 1833 Fracasó en los negocios .
— En 1835 Murió su esposa.
— En 1836 Tuvo un colapso nervioso.
— En 1838 Fue derrotado como representante a la legislatura.
— En 1843 Perdió las elecciones para ser nominado al Congreso.
— En 1848 Perdió por segunda vez la nominación para el Congreso.
— En 1849 Su aplicación a la oficina de registros fue negada.
— En 1854 Fue derrotado en las elecciones para senado por tercera vez.
— En 1856 Perdió la nominación a la vicepresidencia de los EE. UU.
— En 1858 Perdió las elecciones para Congreso.

 

Fue hasta 1860 que conquistó la presidencia de Estados Unidos. Después de 28 años de fracasos obtuvo el triunfo tan anhelado, pero Lincoln fue tan persistente, sólo un hombre de carácter firme puede llegar a tanto.

 

Job un hombre acepto ante los ojos de Dios, despues de TENERLO TODO lo PERDIÓ TODO, pero la caracteristica fue: nunca dar contra Dios. Maldijo el dia de nacimiento pero nunca a Dios. Luego Dios le devolvió todo, pero, aún mas de lo que era y lo que tenía. Su Fracaso lo Motivo a lograr lo que se propuso.

 

José, un hombre despreciado por su propia familia, vendido y tirado, nunca se dio por vencido hasta que Dio le puso en el lugar indicado, para BENDECIR a quienes le maldijeron. Nunca se dió por vencido, continuo adelante hasta que Dios lo pusiera en un lugar de honra.

 

Y tantos otros hombre de Dios que nos demuestran, incluso hoy en la actualidad, varones y mujeres que pelean y luchan en su diario vivir sobreponiéndose a cualquier adversidad que se le presente. USAN LOS FRACASOS COMO ESCALONES PARA CONTINUAR AVANZANDO. Tus Fracasos te tienen que Motivar a llegar a lograr obtener todo lo que te propongas en las manos de Dios. CRÉELO, DIOS TE DA LOS RECURSOS AHORA MISMO.

 

OREMOS JUNTOS. Señor Jesús, gracias porque Tu obra en la Cruz del Calvario me salvó, me liberó de toda maldición. Gracias Señor Jesús porque ahora mi fe está puesta totalmente en ti. Te amo con todo mi corazón. Amén.

 

DECLAREMOS: “Gracias a la obra de la Cruz, toda mi debilidad fue transformada en fortaleza”.

 

Pr. Horacio León

CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE

 

 

 

 

 

error: Contenido Protegido !!