CDD Tu Casa

La Cruz y su verdadero significado

¿Cual debe ser el verdadero significado de la Cruz para nosotros los Cristianos?. La Cruz no es un símbolo pagano, la cruz no es símbolo de maldición ni de derrota, la cruz no debe ser un ídolo, ni mucho menos debe ser utilizada como amuleto. Eso para un Cristiano debe quedar muy claro.

 

La cruz es la manifestación suprema del amor de Dios que en ella murió para salvarnos. La cruz es el poder de Dios para vencer el pecado, forma de vida esencial para el verdadero cristiano.  Por amor, aplicamos el poder de la cruz, crucificando todo pecado y tendencia contraria al amor de Dios.

 

No es símbolo de muerte, sino de salvación. Aún así debemos evitar creer que la Cruz sea un dios o que el Jesús que esta en el crucifijo nos escucha, sino que nos escucha allá en el cielo, y aún si no tenemos un crucifijo. Pero está claro que muchos se sienten mal al ver una cruz como si les diera pavor o temor, como si la cruz fuera enemiga de ellos.

 

Bien dijo Pablo: «Pues la predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan es poder de Dios» (1 Corintios 1,18)

 

La cruz es símbolo del gran amor de Dios por nosotros y por esto la vemos con grandísimo respeto y honor. Es lamentable entonces que muchos que se dicen «cristianos» no hayan entendido todavía esto, y que otros llegan al punto de enseñar que se le debe repudiar. Tan ciertas las palabras de Pablo: «Porque ya les advertí frecuentemente y ahora les repito llorando: hay muchos que se portan como enemigos de la cruz de Cristo.» (Filipenses 3, 18)

 

La cruz es el recuerdo de tanto amor del Padre hacia nosotros y del amor mayor de Cristo que dio la vida por sus amigos (Juan 15, 13). El demonio odia la cruz, porque nos recuerda el amor infinito de Jesús. (Gálatas 2, 20)
Dios elige la cruz para que su Hijo Jesucristo muera en ella (Marcos 15,13-15; Marcos 15, 24-37; Mateo 27,26; Mateo 27,31-50; Lucas 23,21-23; Lucas 23, 26.46; Juan 19,15-30) y mediante su muerte en cruz salve al mundo (Efesios 2,16; Colosenses 1,20; Filipenses 2,8; Hebreos 12,2; 1 Pedro 2,24).
¡Por esta razón los cristianos le tienen o le debieran tener respeto a la cruz, no a la Cruz del Cristo crucificado, sino la  CRUZ del Cristo RESUCITADO ! Bendiciones.
CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE
Pr. Horacio León

El Gran Secreto: Caminar y Confiar

EL GRAN SECRETO: Caminar y Confiar (Génesis 15:1,5-6).(Gen.18.14)

 

Aprendamos a confiar en el carácter de Dios sin vacilar. Abraham comenzó a enseñarnos acerca de Dios y su fidelidad. Explicó que: Dios siempre hace bien las cosas, incluso cuando pasa un largo tiempo

 

Cuando pasa mucho tiempo entre lo que Dios promete y su cumplimiento, a menudo actuamos como los niños pequeños que no pueden esperar por la Navidad. No nos gusta esperar y tememos que nos hayan olvidado.

 

Es simple ver por qué Abraham (cuyo nombre era Abram antes de que Dios se lo cambiara) se transformara en un impaciente. Cuando Dios lo envió a Ur de los caldeos, le prometió que le daría en posesión la tierra de Canaán, que tendría muchos descendientes y que de estos haría una gran nación. El cumplimiento de esa promesa le traería un gozo enorme. Sin embargo, después de diez años, Dios seguía sin mandarle su promesa.

 

Miremos lo que soportó Abraham en esa década:

– Dejó su familia y país.
– Dios prometió que lo iba a bendecir a él y sus descendientes.
– Vivió durante una hambruna.
– Temió a faraón y le mintió.
– Experimentó conflictos familiares: Lot y él se separaron.
– Cuando secuestraron a Lot, persiguió a los secuestradores y luchó para rescatarlo.
– Todavía no tenía hijo.
– Después de diez años y muchas pruebas, Abraham deseaba saber si seguía en pie el trato. Las Escrituras declaran:

 

Después de esto, la palabra del Señor vino a Abram en una visión: «No temas, Abram. Yo soy tu escudo, y muy grande será tu recompensa » [….] Luego el Señor lo llevó afuera y le dijo: Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes. ¡Así de numerosa será tu descendencia! Abram creyó al Señor, y el Señor lo reconoció a él como justo (Génesis 15:1,5-6).

 

Incluso después de esta declaración de Dios, Abraham seguía sin saber que Dios estaba actuando. En un momento de duda, él y Sara trataron de hacer las cosas a su manera al tener un hijo a través de la esclava de Sara. Sin embargo, los caminos de Dios, y su sentido del tiempo, no son como los nuestros. Aun cuando nos parezca mucho tiempo, Dios siempre hace lo que es bueno y cumple lo que ofrece. Abraham desea recordarnos esto.

 

Dios siempre hace bien las cosas, incluso cuando lo que dice parece absurdo

Cuando Dios le dijo a Abraham y Sara: «Dentro de un año volveré a verte […] y para entonces tu esposa Sara tendrá un hijo». Sara se rió y dijo: «¿Acaso voy a tener este placer, ahora que ya estoy consumida y mi esposo es tan viejo?» (Génesis 18:10,12). Aunque enseguida negó que se hubiera reído, había un buen motivo para hacerlo: ¡Tenía ochenta y nueve años de edad! ¡Se pueden imaginar que le iba a gustar explicarles esto a los amigos! ¿Y por qué Dios esperó tanto tiempo para cumplir la promesa?

 

La respuesta es que Dios deseaba la confianza absoluta de Abraham. Y esta viene solamente a través de las pruebas. Dios cumplió su promesa. El siguiente año Sara dio a luz a Isaac, aunque parecía imposible. Nuestra mente no puede concebir las cosas que Dios es capaz de hacer. Las palabras de Dios a Abraham resumen mejor su habilidad: «¿Acaso hay algo imposible para el Señor?» (Génesis 18:14).

 

Dios siempre hace bien las cosas, incluso cuando lo cuestionamos.

«¿Han cuestionado alguna vez a Dios? ¿Se han preguntado en algún momento acerca de su carácter?» Antes de que pudiéramos contestar, continuó: «Yo sí lo he hecho. Cuando el Señor me dijo que iba a destruir la ciudad de Sodoma, donde vivía mi sobrino, Lot, me preocupé. ¡Cómo iba a hacer una cosa semejante! —me pregunté». Abraham pasó a describir cómo habló con Dios concerniente a Sodoma. Atrevidamente le preguntó a Dios: «¿De veras vas a exterminar al justo junto con el malvado?» (Génesis 18:23). Entonces comenzó a negociar, pidiéndole a Dios que tuviera piedad de la ciudad por causa de cincuenta justos, luego cuarenta y cinco, después cuarenta, treinta, veinte, y así hasta llegar a diez. Solo que no lo dejaría ir.

 

Sin embargo, Dios es justo así como bueno. Honró la petición de Abraham; salvó a los pocos justos que vivían en Sodoma y destruyó a la depravada ciudad. Al final, Abraham proveyó la respuesta a su propia pregunta cuando observó: «Tú, que eres el Juez de toda la tierra, ¿no harás justicia?» (Génesis 18:25). Dios es un juez justo. Del mismo modo que preservó al inocente en Sodoma, nos cuidará a ti y a mí. Dios siempre hace bien las cosas, incluso cuando no comprendemos

 

La tremenda prueba de la confianza de Abraham vino cuando Dios le pidió que sacrificara a su amado hijo, Isaac. ¿Por qué Dios quería que Abraham matara a su hijo de la promesa? Esto no tenía sentido; parecía que iba en contra de la promesa de Dios que haría de los descendientes de Abraham una gran nación.

 

En ese entonces Abraham no cuestionaba ni dudaba. Simplemente se levantó temprano a la mañana siguiente para hacer lo que se le había pedido. Después de muchos años de hacer preguntas, negociaciones y de rebelarse a la dirección de Dios, Abraham finalmente procuró ser obediente. Había aprendido el secreto de caminar con Dios: Confiar y obedecer. Dios había sido fiel a cada promesa que había hecho y Abraham confiaba en su carácter. Al fin comprendió que nosotros no deberíamos tratar de entender a Dios hasta que le obedezcamos primero.

 

CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE

 

 

 

Derribando Muros

Derribando Los Muros en tu Vida
Josué 6  1 Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía. El viejo testamento hace un trabajo maravilloso retratando batallas espirituales con realidades físicas. Hay muros que nos detienen de conseguir las bendiciones de Dios. Bendiciones que están tan cercas y al mismo tiempo parecen lejos. Muros que el enemigo ha construido para mantenernos en el desierto. Muros que hoy necesitan derrumbarse!

 

I. La batalla de Jericó no es ninguna guerra carnal; es una guerra entre Dios y Satanás. Recuerda que al igual que Israel fue la mano de Dios quien te saco de Egipto. Fue Dios quien dividió las aguas. El que te abrió la puerta, el que te dio la oportunidad para que vinieras a El. Es el Santo Espíritu de Dios quien te ha guiado en tu desierto. Aun en tu rebeldía te cubre con una nube y te alumbra con columna de fuego. Ha sido Jehová Jireh quien te ha dado mana del cielo y ha mantenido tu espíritu vivo. Ha sido Jehová en que tus momentos de mayor desesperación ha sacado agua viva aun de una roca para que esos ríos de agua viva continúen corriendo por tu ser.

Las batallas espirituales se luchan en cielo. No en la tierra. Mas poder tiene una oración que toda tu inteligencia y astucia.

 

II. Y aun en medio de tus luchas el se ha glorificado
Fue en el desierto
que Moisés recibió la revelación para escribir los primeros cinco libros de la Biblia. Fue en el desierto donde Moisés recibe la Ley de mano de Dios. Fue en el desierto donde Moisés vio las Espaldas de Dios. Ha sido en tu desierto donde el ha quebrantado tu espíritu, donde tu has aprendido a Depender de El.

 

III. Esta batalla es importante, todos están mirando.
Los demonios miran para ver si seras derrotado. Como Leon rugiente están esperando para que tu le des la oportunidad para destruirte. El mundo mira, del resultado de tus acciones otros se pueden salvar. Aunque pienses que a la gente del mundo no le importan los resultados de tu fe, ellos están mirando para ver si tu Dios es poderoso. Los angeles miran, están a la expectativa de que va hacer Dios con la creación que ama, contigo. Eres importante parte del plan celestial

Números 14  8 9 Si Jehová se agradare de nosotros, el nos llevara a esta tierra, Aunque el pueblo no lo podía entender en ese momento, Dios tenia un plan perfecto de victoria para sus vidas. Así nuestro Dios tiene un plan perfecto de victoria para tu vida.

 

IV. Llega el dia en que los muros de Jericó tienen que caer.
No importa
cuan fuerte esos muros que impiden tu bendicion luzcan, estos se van a caer. Esta es la voluntad de tu Dios desde el comienzo. Dios quiso derrumbar estos muros y darle a Israel la victoria desde el principio. La demora vino a causa del que el pueblo de Israel no siguió sus instrucciones. Entiende esto, tú eres el fruto de su victoria. Vos sos el trofeo de Dios! Muchas veces lo único que esta impidiendo la victoria eres tú, al igual que Israel fue quien detuvo la victoria por tanto tiempo.

 

Josué 5  1 Cuando todos los reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán al occidente, y todos los reyes de los cananeos que estaban cerca del mar, oyeron como Jehová había secado las aguas del Jordán delante de los hijos de Israel hasta que hubieron pasado, desfalleció su corazón, y no hubo mas aliento en ellos delante de los hijos de Israel. Fíjate, el pueblo de Israel que estaba tan preocupado de los que sus enemigos le podían hacer a ellos y estos estaban temblando por causa de Israel. Tú andas tan temeroso, y tan preocupado cuando son tus enemigos los que andan temblando porque saben que eres un hijo del Dios viviente y que tu Padre es todopoderoso.

 

V. Instrucciones para la victoria.  Reconoce contra quien es tu querrá.
2 Corintios 10  3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, La guerra no es contra una persona. No es a la persona a la que tienes que destruir.

 

Las batallas espirituales se luchan en cielo.
Efesios 1  17 a 23
para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os de espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de el,

Efesios 2   4 a 9 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,
Si yo dependiera de mis fuerzas para hacer las cosas, muy poco seria lo que podría hacer. Si yo dependiera de mi sabiduría, poco seria lo que podría deducir y planear.
Pero cuando realizo que estoy juntamente con Cristo sentado en lugares celestiales y le doy espacio para que su grandeza se mueva a mi alrededor, entonces podrá acaso alguna cosa resistirse a sus fuerzas y sabiduría? Debemos ver nuestra batalla del punto de vista del cielo.

Efesios 3   20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho mas abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,
La Biblia dice que su poder esta activo en mi vida. Por eso es que tengo victorias. Es su poder vivo en mi!
Satanás te quiere hacer pensar que tu batalla es contra otra persona que tu batalla es entre tu y el. Que equivocado esta!
Mis batallas las pelea mi Cristo por mi, y la gran noticia es que ya El venció hace 2000 años atrás!
Todo lo que tu tienes que hacer es mirar la victoria y no la derrota.
Cierro dejándote estas palabras:

Josué 6  12 a 16 Y Josué se levanto de mañana, y los sacerdotes tomaron el arca de Jehová.

Una Peligrosa Semilla

El hecho de reconocer ante Dios que con el rencor que guardamos le estamos fallando es un acto de sinceridad ante Él y con nosotros mismos, así también es un acto de humildad, porque manifestamos nuestra incapacidad ante Él para mantener un corazón puro y sano.

 

Si hay algún tipo de odio en tu corazón, rencores y amarguras contra alguna persona; quiero decirte que perdonar es liberarte a ti mismo. Al no perdonar, estás dejando que una peligrosa semilla germine en tu alma, esa semilla puede traerte graves consecuencias emocionales, mentales y físicas.

 

ORAMOS POR TI (cdd tu casa)

Perdonar es la llave que abre tu propia cárcel. El resto, déjaselo a Dios. Juez perfecto. Te invito a ver este video que te ayudará a comprender con más profundidad el poder del perdón y cómo perdonar. Basado en las promesas de Marcos 11:25-26 que nos dice que si Dios nos perdonó, nosotros debemos hacer lo mismo.

 

El hecho de perdonar a alguien no significa que justificamos sus dichos o acciones, sino de que hemos podido entender que el rencor nos daña y nos quita la paz interior y por lo tanto hemos decidido despojarnos de él.

 

Es necesario comprender que vencer el rencor es un proceso que consiste en: confesar ante Dios que guardamos rencor, tomar la decisión de perdonar, desligarnos totalmente del rencor, ratificar que hemos perdonado y por último aprender a ser tolerantes y perdonar. (Colosenses 3:13)

 

Con la ayuda de Dios siempre seremos mas que vencedores en Cristo, no importa la circunstancia, no importa el daño que te hayan hecho, lo que si importa es tu vida, tu actitud ante el todopoderoso, ante el que vive y reina por siempre. Con su ayuda siempre vencerás. Avergonzarás a satanás y aún a aquellos que creen verte vencido, vencida. No lo lograrán, amen?. Dios te bendiga.

 

CDD TU CASA

 

 

DECISIONES !!!

TU VIDA CONSISTE EN LA TOMA DE DECISIONES CORRECTAS !

 

Lot levantó la vista y observó que todo el valle del Jordán, hasta Zoar, era tierra de regadío, como el jardín del Señor o como la tierra de Egipto. Así era antes de que el Señor destruyera a Sodoma y a Gomorra. —Génesis 13:10.

 

Como mencionan los versículos 6 y 7 del capítulo 13 del Libro de Génesis, la insuficiencia del territorio que habitaban ocasionó disputas entre los pastores de ambos hombres, Abraham y Lot contendieron por la tierra donde debían asentarse y decidieron que debían separarse, así que Lot, por mutuo consentimiento

 

Abram habiendo ofreció a Lot la elección, este de inmediato aceptó. La pasión y el egoísmo hacen que los hombres a veces sean groseros en su elección. Lot miró a la bondad de la tierra; Por lo tanto, él no dudaba de que era una tierra tan fructífera que sin duda debía prosperar. Los que, en la elección de las relaciones, llamamientos, viviendas o asentamientos, cuando son guiados y gobernados por los deseos de la carne, la concupiscencia de los ojos, o la vanagloria de la vida, no se puede esperar la presencia o la bendición de Dios. En todas nuestras elecciones este principio debería gobernar, que es mejor para nosotros, lo que es mejor para nuestras almas. Lot poco consideraba la maldad de los habitantes. Los hombres de Sodoma eran insolentes, atrevidos pecadores. Esta fue la maldad de Sodoma: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad.

 

Los ojos de Lot se escaparon hasta Sodoma y Gomorra cuando eligió la llanura para vivir. Definitivamente, las ciudades no comenzaron a ser aquel lugar tan complicado para vivir después de la llegada de Lot; ya lo eran desde antes de su llegada, y él debió haber sabido lo que lo esperaba si entraba en ellas. Aun así, entró.

 

No lo hizo el primer día. No salió corriendo de la conversación con su tío y se metió en el centro de la ciudad, para “festejar” su libertad familiar. Fue un proceso largo. Un proceso que debió de haber comenzado con una posición de cuidado, de aprensión en relación con las ciudades, con sus habitantes y con sus costumbres.

 

Poco a poco, Lot y su familia fueron acostumbrándose a lo que era “natural y normal” entre los sodomitas, y las distancias se fueron acortando. Las barreras se fueron cayendo. Las tiendas se fueron acercando. Casi sin percibirlo, hicieron un buen negocio comprando una casa en la ciudad. ¿Para qué continuar viviendo en tiendas, como el tío viejo, si podían comprar la comodidad y el confort de la ciudad?

 

Nos acostumbramos a los errores de tal manera que no nos cuidamos de ello. Es tan natural para nosotros, que ya no nos llama la atención. Recién cuando la desición se transforma en tragedia, alguna fibra de nuestro corazón se sensibiliza. Lamentablemente, muchas veces es muy tarde y tenemos que pagar las consecuencias.

 

Lot se equivocó en la primera decisión, se equivocó en las decisiones intermedias y se equivocó en las últimas, también. Todas lo llevaron a Sodoma.

 

Por la conversación que Abraham tuvo con Cristo respecto de las ciudades, ni siquiera había conseguido convertir a diez personas. Lot no había conseguido convertir a su familia. Él estaba más influenciado por la ciudad de lo que él mismo sospechaba; tanto que el ángel lo tuvo que arrancar por la fuerza de la ciudad antes de que el fuego la consumiera.

 

Difícilmente saltamos al error cuando lo vemos por primera vez. Por educación, principios, creencias o alguna cosa buena, lo miramos de reojo y no nos sentimos bien. El problema aparece cuando llegamos a mezclarnos tanto los errores que ni siquiera lo distinguimos. Ora para estar atento

 

Esta clase de decisiones, como lo mostró la vida de Lot, causa problemas. Cuando dejamos de decidir en la dirección de Dios, todo lo que nos queda es decidir en la dirección equivocada. LOT Algunas personas simplemente viven a la deriva. Sus alternativas, cuando pueden reunir suficiente voluntad para tomar decisiones, tienden a seguir la ley del menor esfuerzo. Lot, el sobrino de Abram, era ese tipo de persona. Cuando era joven, Lot perdió a su padre. Aun cuando esto debió haber sido duro para él, contó con el ejemplo de su abuelo Taré y de su tío Abram, los que lo criaron. Aún así, Lot no desarrolló el sentido de propósito que aquellos tenían. Estaba tan atrapado en el momento presente que era incapaz de ver las consecuencias de sus acciones. Es difícil imaginar lo que habría sido de su vida sin la atención esmerada de Abram y la intervención de Dios. En el momento en que Lot fue sacado de esa situación su vida había dado un horrible giro. Había estado tan mezclado con la cultura de sus días que no quería dejarla.

 

Hoy nosotros tenemos en nuestras manos el poder TOMAR DESICIONES CORRESCTAS, siempre pensando que Dios tiene que tomar verdadero control de ellas. Los ojos de Lot miraron lo que mira el hombre natural, mas Dios tenia un Abram que miraba con los ojos del espíritu, avalado por Dios. Nosotros hoy debemos tratar de que nuestras decisiones tengan el aval de nuestro amado Dios, aunque humanamente nos parezcan incorrectas, si Dios esta en control no te preocupes, SERAN CORRECTAS. Romanos 8.28 dice que para los que aman a Dios todas las cosas les ayudan para bien. Confiemos en ello y veremos que nada quedara librado al azar. Dios tendrá control total de todas nuestras acciones. Sea cual sea tu situación hoy, nunca olvides que Dios siempre tiene que estar en control de absolutamente todo. Si sucede asi, ni siquiera lo dudes, iras de triunfo en triunfo, de poder en poder, tu trabajo prosperara, tu familia prosperara, tus finanzas prosperaran, creceras en todos los ordenes de la vida, porque DIOS tienen control absoluto. Si ya has tomado DECISIONES, no te sueltes de ellas y mucho menos de Dios. continua, aferrate a la esperanza cierta, y verás la gloria de Dios en cada acción que emprendas.

 

En que consiste la vida del ser humano en Dios? en la toma de decisiones correctas, direccionadas y enfocadas en nuestro bendito y amantisimo Dios, Rey de Reyes.

 

CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE

 

 

 

No te culpes !

Dios siempre te ayudará. Aunque el tiempo de adversidad sea difícil y los obstáculos sean grandes siempre Dios estará de tu lado, nunca te dejará ni te desamparará. El Señor siempre ayuda a sus hijos, nunca los abandona ni los desampara…

Porque te culpes? Dios siempre te ayudará.

Éxodo 5:22 – 6:1 “Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿Por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? Porque desde que yo vine a Faraón… ha afligido a este pueblo, y tú no has librado a tu pueblo. Jehová respondió a Moisés: Ahora verás lo que yo haré a Faraón; porque con mano fuerte los dejará ir, y con mano fuerte los echará de su tierra”.

Manejar la crítica y enojo de los hebreos no fue fácil. Moisés ante esta situación nos dice el versículo veintidós que lo primero que hizo fue buscar a Dios: “Moisés se volvió a Jehová”. Las palabras usadas por Moisés para hablarle a Dios nos permiten ver la condición de su corazón ante aquella crisis:

¿Por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste?

Él pensaba que todo aquel dolor y sufrimiento que padecía Israel era originado por Dios, y concluía que el Señor se había equivocado al enviarlo a hablar con el faraón, pues todo había empeorado.

Además de esto nos enseña el versículo veintitrés que desde su perspectiva Moisés sólo veía aflicción como resultado de su gestión ante faraón, y para completar dice: “y tú no has librado a tu pueblo”, dejando en duda la obra de Dios. Así que él veía su servicio a Dios como un total fracaso.

No debemos culpar a Moisés, pues de alguna manera somos iguales. Es decir, ante los obstáculos, los fracasos, las decepciones o las calumnias podemos pensar igual e incluso llegar a murmurar contra Dios y el servicio a él.

Podemos también percibir un tono de auto condenación en Moisés, pues él dice: “desde que yo vine a faraón… ha afligido a este pueblo”. Culparnos a nosotros mismos es otro error en el que podemos caer ante los problemas y los obstáculos.

En medio de aquel panorama tan difícil, Dios se hace presente con su amor y poder. Lo vemos en el Éxodo 6:1. Aquí Dios le responde a Moisés y es hermoso ver que el Señor no se impacienta con Moisés ni le reprocha sus actitudes, sino que más bien le enseña su grandeza y poder.

Parafraseando ese versículo uno del capítulo seis, Dios le dice a Moisés: “Ahora vas a ver mi poder en acción, faraón no tendrá otra opción sino liberar a mi pueblo, tus propios ojos verán salir a Israel de Egipto bajo mi poderosa mano y nada detendrá lo que ha planeado hacer con mi pueblo”.

En toda crisis acudamos a Dios para tomar de él fuerzas para perseverar y sabiduría para actuar correctamente. No nos apresuremos a juzgar una situación según nuestra propia mente, primero busquemos a Dios y saldremos victoriosos. Hoy la iglesia inmediatamente se culpa o busca culpables, cuando no es por ahí, sino entender que sea cual fuere la situación, Dios siempre estará AHÍ a tu lado extendiéndote la mano y diciéndote, no te he dicho que jamás te dejaré? Que te ayudaré, que no te soltaré y todo lo que pisares sera bendito? Tu familia, tu trabajo, tu tierra, tu descendencia?

Estos versículos son importantes para afirmar nuestra fe en Dios: ISAIAS 41.10: No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco; siempre te ayudaré; siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

ISAIAS 40.31 Pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas; correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán.

MATEO 7: 7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8 Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Hoy en CDD Tu Casa nos aferramos a todo ello, porque entendemos que no es con nuestras fuerzas, es con las de Dios. No te culpes, no te sientas culpable, no culpes a los demás, deja que Dios intervenga en todas las áreas de tu vida. Económico Financiero, Familiar, Ministerial o lo que fuere. Créelo, Dios no te deja, Él está contigo hoy y siempre. RECUERDA: DIOS SIEMPRE TE AYUDARÁ. Amen.

 

CDD TU CASA

 

Personas tóxicas: Como detectarlas!

 

El justo es guía de su prójimo, pero el camino del malvado lleva a la perdición (Proverbios 12:26 NVI). Escoger la persona con la cual convivimos, nos toca convivir en la vida diaria o elegimos como «amistad», es la decisión más importante, aparte de aceptar al Señor Jesús en su corazón. Hoy aprenderemos como, Bíblicamente, escoger a la persona correcta

 

DEFINICIONES: Una persona tóxica hace referencia a alguien que afecta directa y negativamente a sus más cercanos debido, entre otros aspectos, a su personalidad egocéntrica y narcisista – COMO DETECTARLOS?

 

El EGOCENTRICO es aquel que se considera como el centro de todos los intereses, el centro de atención, el centro de todo o el centro del mundo, que cree que sus propias opiniones e intereses son más importantes que las de los demás.  NARCISISTA: es un trastorno mental en el cual las personas tienen un sentido desmesurado de su propia importancia, una necesidad profunda de atención excesiva y admiración, relaciones conflictivas y una carencia de empatía por los demás.

 

  1. Habla mucho y escucha poco. …
  2. Creen tener siempre la razón. …
  3. Son muy teatrales y dramáticos. …
  4. Suelen mentir. …
  5. Son muy ansiosos. …
  6. Son excesivamente sarcásticos. …
  7. Son evasivos. …
  8. Suelen ir de víctimas.
  9. No son agradables con los demas
  10. Le encantan los chismes
  11. Se quejan por todo
  12. Sus historias son siempre grandiosas
  13. Tratan siempre de controlar a los demas
  14. Hay signos de adicción o dependencia (que tienen o tuvieron)
  15. Tu instinto grita…. CUIDADO con este/a

 

PERSONAS TOXICAS QUE HAY QUE EVITAR

 

LA PERSONA :“PITBULL” Prov. 22:24

  1. Esta persona es alguien iracunda. Alguien que guarda ira incontrolada, que en cualquier momento puede explotar y que cuando muerde…no suelta.
  2. La ira incontrolada revela inseguridad y una baja autoestima.

 

LA PERSONA: “GOTERA” Prov. 27:15

  1. Esta persona es alguien infeliz. Si no están felices ahora, mucho menos lo estarán después.
  2. Es mentira cuando estas personas dicen, “Cuando tenga esto o aquello estaré feliz.” Uno no tiene que tener para ser feliz, uno ya debe ser feliz y buscar hacer feliz a la otra persona.
  3. Una relación de amistad TOXICA causa problemas cuando revela los problemas que ambos ya tienen. Ejemplo: Esposo- “¡Ay me enoja esa gotera! Esposa- “¡Hay gotera en la casa porque no hay hombre que arregle el techo!”

 

LA PERSONA “BOMBERO”

  1. Es la persona que siempre está apagando el fuego de los sueños de otro. Alguien pesimista, negativo y renegón que no cree que el otro no pueda cumplir un sueño o deseo, porque siempre ve lo negativo.
  2. Hay personas que no tienen confianza en el otro, porque confía más en sí mismo. Esto sucede porque nunca se apoya al otro, sino se acostumbra a recibir solamente

 

LA PERSONA: “HOLLYWOOD”

  1. La persona que siempre quiere la atención. Es la persona que domina las conversaciones en los grupos o que siempre anda haciendo alarde de SU GRANDEZA. Estas personas según ellos, siempre necesitan atención especial.

 

LA PERSONA: “TRAGEDIA”

  1. Es la persona que siente lastima por sí misma, la víctima que siempre está sufriendo. Es la persona que siempre está cantando canciones de amarguras, tristezas, nunca de alabanza

 

LA PERSONA: “ABSALÓN”

  1. La traicionera que juega con los sentimientos de todo el mundo. Sin lealtad, fidelidad ni compromiso.

 

LA PERSONA: “HÍGADO BACALAO (UN ACEITE “SALUDABLE”)”

  1. La persona amarga que carga odio, resentimiento hacia otras personas. Estas personas llegan al punto donde comienzan a imitar lo que más odiaban y corrompen a los demás (familia, allegados, etc).

 

LA PERSONA: “CODICIOSA”

  1. La persona que siempre quiere más y más, nunca está contenta con la que tiene y por eso viven endeudados. Cuando hay este problema, entonces hay un riesgo de crisis financiera en la familia o en su propio entorno, que puede costarles muy caro.

 

Conclusión: Los anteriores puntos son consejos prácticos que debemos considerar antes de relacionarnos. Ahora ! cualquier parecido con la realidad,… es la Palabra de Dios la que nos confronta. Bendiciones

 

Pr Horacio – CDD Tu Casa San Antonio Oeste

 

 

Todo es de Él, por Él y para Él

TODO SE LO DEBEMOS A ÉL. “De Él, por Él y para Él”

1 Tesalonicenses 5:18 “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

 

Qué lindo es levantarte en la mañana y reconocer que si despertaste es porque Dios así lo quiso. ¿Cuánta gente hubiera deseado despertar este día y no pudieron?, ¿Cuántos hubieran querido vivir un día más y no lo lograron?, pero que lindo es saber que Dios ha tenido misericordia de nosotros.

 

Cada día nos quejamos de muchas cosas, de nuestro estado emocional, de nuestros problemas familiares, de nuestra situación económica, de nuestra situación de país, de todo lo que puedas quejarte durante el día. Pero ¿Cuantas veces has meditado que el simple hecho de tener vida y estar donde estas es porque Dios ha tenido misericordia de ti?

 

Hay personas en el mundo que están pasando por situaciones más difíciles que nosotros y aun así alaban a Dios y se gozan en su presencia, ¿Por qué nosotros que tenemos más ventaja que millones de personas en el mundo no hacemos lo mismo?

 

Yo quiero que hoy por un momento salgamos de la rutina diaria, que dejemos a un lado todo pensamiento negativo que me lleva a quejarme de mi estado y descansemos en el Señor, que meditemos en todo lo que Él nos ha dado, de lo cual sin duda se lo debemos.

 

Le debemos tanto a Dios que no nos alcanzaría todo el tiempo del mundo para cancelar nuestra deuda,

Quizá los últimos días en tu mente te has quejado de tu estado, pero en este momento el Señor me inquieta el corazón a decirte que DEBES SER AGRADECIDO, tienes vida y solo ese hecho es más impórtate que cualquier cosa. Y esa vida no te fue dada por ti mismo, sino por el Señor que tuvo a bien regalarte la vida y permitir gozar de todo lo que en algún momento puedes gozar, como el aire que respiras, como el vestido que TIENES, como el pan que comiste, que sin ser grandes cosas Dios te lo ha dado.

 

Es tu responsabilidad honrar a Dios con tus finanzas; y hay 3 maneras de hacerlo:

  1. En la manera en que produces finanzas.No hay tal cosa como robar, y diezmar para santificar lo robado.  Tú honras a Dios, no tan solo con lo que das, sino con la manera en que produces finanzas.  Tienes que hacer las cosas honradamente.  Las finanzas que tú produces, tienen que llegar del trabajo, del sacrificio, del esfuerzo, de negocios apropiados, lícitos. 
  2. En la manera en que le sirves a Dios con tus finanzas.Esto, a través de los diezmos, las ofrendas, con el pago de tus impuestos.  Cuando tú pagas tus impuestos correctamente, estás honrando a Dios.  Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios. 
  3. En la manera en que gastas tu dinero.Hay quien da a Dios el diezmo, y con el restante 90% hace lo que mejor le parezca; pero, tanto el diezmo como el 90%, son de Dios.  Si tú diezmas, pero malgastas el restante 90%, no pretendas que el diezmo te funcione.  El diezmo lo que te asegura es que, si inviertes bien el 90%, entonces ese 90% va a rendirte más que si no diezmaras. 

No queramos medir la bendición de Dios a través de los bienes materiales y terrenales, la bendición de Dios no se mide por lo que tienes, sino por la FE que profesas.

 

Si a Dios no le importaran las finanzas, no invertiría tiempo haciéndonos saber, en Éxodo 16, que dio maná al pueblo por 40 años, y después carne.  En 1 Reyes 17, nos dice que Elías multiplicó el aceite de la viuda; en 2 Reyes 4, Eliseo también lo hizo.  En Mateo 14, te habla de que alimentó a 5,000; en Mateo 15, a 4,000; multiplicando.  En Juan, se nos dice que el primer milagro de Cristo fue cambiar el agua en vino;

 

Tú tienes que tener cuidado con las finanzas, porque tu vida gira alrededor de eso.  Y Dios quiere suplir tus necesidades, llevarte a un nivel de abundancia, de satisfacción, y que puedas vivir en la libertad a la que tú has sido llamado. 

Bienes dinero y bienes es porque Dios no te está bendiciendo, más yo siempre he creído y Dios no me dejara mentir que la bendición de Dios no está en los bienes que posees, ni en la falsa prosperidad que se nos quiere inculcar, sino en CREER y CONFIAR en El. Jesús no era ningún millonario, sin embargo se goza delante de su Padre. Pedro no tenía plata ni oro, pero lo que tenía les daba a las personas y estas eran sanas, Pablo dijo que había aprendido a vivir en la abundancia y en la escasez y que podía glorificar al Señor en cualquier circunstancia.

 

Ahora yo te pregunto a ti, ¿Qué tienes tu que Jesús, Pedro o Pablo no haya tenido?, ¿Hay algo que te hace más merecedor de las bendiciones que ellos?, ¿Por qué te quejas tanto por tu estado? Termina ya de una vez tus quejas y comienza a alabar y adorar al Señor por lo que tienes.

 

Por un momento te invito a que cierres tus ojos, y medites en lo bueno que Dios ha sido contigo, que escuches la siguiente alabanza que te dejo y que permitas que el Espíritu Santo de Dios te ministre:

 

Sin duda, TODO se lo debo a Él, Dios ha sido bueno, es hora de dejar de quejarse y Adorarlo. EL LO MERECE, EL TE AMA, EL TE SUSTENTA.

 

cdd tu casa san antonio oeste

 

 

La realidad de Jesús, es la tuya?

No caben dudas que nuestro deber es vivir la realidad que vivió Jesús en la tierra, cumpliendo, sintiendo cada uno de los frutos del Espíritu en propia vida. «Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.” Gálatas 5:16

 

Los frutos del Espíritu son una manifestación del Espíritu Santo en nuestras vidas. Él mismo es quien los pone en nuestro corazón y con ellos representamos la realidad de Jesús en nosotros, los cuales son descritos en la Palabra de Dios.

 

  1. Frutos del Espíritu – Amor

Conocemos el amor verdadero amor cuando conocemos realmente a Jesús. Es allí donde nos damos cuenta del auténtico y único significado del amor. Por amor se hacen muchas cosas; el ejemplo está en que Cristo fue a la cruz por amor a nosotros y no hay un mayor sacrificio de amor que el que hizo Dios (Juan 3:16).

 

Pero el fruto del amor que tenemos no solo es el amarlo a Él, es amar a todos los que están a nuestro alrededor. Porque con ese mismo amor con que Dios nos ha amado, es el mismo amor con que debemos amar a otros sin importar las circunstancias (1 Juan 4:16).

 

El amor debe abundar en nuestro corazón, por eso no debemos subestimar un sentimiento tan poderoso como este. Aún si actualmente este término se haya subestimado tanto, no dejemos que el amor se disipe de nuestro corazón.

 

  1. Frutos del Espíritu – Gozo

Otra virtud que manifestamos cuando caminamos con el Espíritu Santo, es el tener un gozo en nuestra alma. Este tipo de gozo o alegría es diferente, no se trata de estar felices SIEMPRE o tener sonrisa en nuestro rostro; es mucho más que eso. Es una emoción constante, es un sentimiento que permanece todo el tiempo en nosotros aun en medio de los problemas. Un estado del alma que debería estar siempre en nuestra vida.

 

El gozo viene cuando dejamos que el Espíritu Santo tome el control de nuestra vida, dejamos que él nos guíe y nos lleve por el camino de la rectitud. Somos felices y estamos tranquilos porque sabemos y tenemos la plena seguridad de que el que nos guía, cuida de nosotros. Y aun cuando todo está mal o los problemas de la vida nos golpean, debemos mantener ese fruto, porque es el que nos da una esperanza de que todo va a estar bien, si confiamos en Dios (Santiago 1:2-3).

 

  1. Frutos del Espíritu – Paz

Para tener paz, primero debemos tener fe, porque de nada sirve no tener fe si nuestro corazón todo el tiempo está angustiado por alguna razón. Por eso, lo primero que se demanda para vivir una vida tranquila es tener fe en Dios.

 

Ya teniendo la fe abundando en nuestro corazón, podemos empezar a vivir un estado de tranquilidad y calma absoluta, porque creemos que Dios tiene el control de nuestras vidas. Esa paz de la que hablamos no solo debemos tenerla nosotros, sino que, debemos transmitirla a todos a nuestro alrededor.

 

Porque la paz es un sinónimo de armonía, y si todos decidimos dejar que esa paz y armonía reinen en nuestras vidas, entonces el mundo sería un lugar mejor y todos seríamos mejores personas.

 

De hecho, la Biblia también menciona que los hijos de Dios debemos ser reflejo de la paz. Es decir, personas tranquilas, que no son conflictivas ni buscadoras de pleitos, aún en situaciones de tribulación, permanecen en calma (Mateo 5:9).

 

4. Frutos del Espíritu – Paciencia

“antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias”. 2 Corintios 6:4

 

La paciencia solo se desarrolla cuando pasamos por los peores momentos de nuestra vida, y es donde el Señor prueba nuestro corazón.

 

Muchos de nosotros solemos ser impacientes porque queremos tenerlo todo ya, y en muchas de esas ocasiones pasa lo contrario. Sentimos que las cosas se demoran más, o que Dios no ha escuchado nuestra oración y empezamos a debilitar nuestra fe porque olvidamos que todo se hace en el tiempo de Dios.

 

Dios quiere que podamos mantener nuestra posición y firmeza siempre, en el mejor y en el pero tiempo, por eso la paciencia es una virtud que se compone de esperanza y fe para los que creen con todo su corazón.

 

5. Frutos del Espíritu – Benignidad

“La benevolencia del rey es para con el servidor entendido; mas su enojo contra el que lo avergüenza”. Proverbios 14:35

 

La solidaridad va ligada a la benignidad, pues son similares. Y cuando digo que están ligadas es porque no podemos ser buenas personas si no eso no nace en nosotros. Sin embargo, todo lo que hacemos o deseamos hacer viene directamente por orden de nuestro corazón ya que es él quien nos impulsa a hacer las cosas. Por eso cuando el Señor mira nuestras acciones, mira la intención con las que la hacemos, y si esas acciones son las correctas, entonces él nos bendecirá y pondrá su favor sobre nosotros para que sigamos adelante haciendo lo que a él le agrada.

 

6. Frutos del Espíritu – Bondad

“Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros”. Romanos 15:14

 

El deseo de Dios desde un principio ha sido que podamos mantener una buena relación los unos con los otros, y que nuestros corazones estén llenos de cosas buenas. Claramente el mundo ha cambiado mucho y de esa misma forma nuestra manera de pensar. Hemos distorsionado el significado de la bondad y de la gentileza y los hemos reemplazado por el egoísmo y la prepotencia.

 

Pero en ningún momento esta cualidad ha perdido su valor. Solo nosotros tomamos la elección de ser bondadosos o no. Todo nace en nuestro corazón, somos dueños de él, así que nadie nos obliga a hacer algo, en cambio, somos libres de hacer lo que mejor nos parezca, y con el tiempo nuestros resultados definirán si hicimos lo correcto o no.

 

7. Frutos del Espíritu – Fe

“Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible”. Marcos 9:23

Toda nuestra relación con Dios se basa en la fe que tengamos en él.

 

Cuando Jesús dice que “todo es posible”, no lo dice por lo que nosotros podamos hacer, lo dice por lo que la fe pueda hacer en nosotros y por lo que Dios puede hacer en nosotros.

 

No olvidemos nunca que a dondequiera que vayamos es Dios quien nos abre las puertas, es Dios quien nos levanta en la dificultad, es Dios quien brilla en la oscuridad, y es Dios quien nos ayuda a vencer y hacer que todo sea posible

 

8. Frutos del Espíritu – Mansedumbre

“Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres”. Tito 3:2

 

Puede que Dios habite en nosotros, pero quien toma la decisión de hacer algo, somos nosotros, por lo que si somos amables o generosos o gentiles con otras personas es porque nosotros mismos hemos decidido hacerlo de corazón y es lo que más vale en una persona. Mayor aún en estos tiempos donde la generosidad y el amor son escasos.

 

9. Frutos del Espíritu – Templanza

Podemos ser grandes personas, ricas, prósperas o bendecidas, pero nada de eso sirve si no tememos a Jehová. Un ejemplo de esto es Salomón, quien siendo rey de Israel y teniéndolo todo, puso su confianza en Dios y tuvo temor de él.

 

Y cuando Dios vio en él un corazón íntegro, decidió bendecirlo en gran manera y darle mucho más de lo que esperaba. Así es Dios con los que le aman y le temen.

 

En su Palabra, Dios nos dice que la templanza es ser moderados. También lo podemos ligar a la cordura, a ser calmados y ser sabios en nuestras decisiones. Además, en el libro de Proverbios se menciona que el principio de la sabiduría es el temor a Dios (Proverbios 1:3-7).

 

No podemos vivir una vida cristiana sin tener los frutos del Espíritu de Dios en nosotros. Cada fruto que tenemos es una semilla que plantar y solo depende de nosotros hacerla germinar en este mundo o no.

 

Si caminamos con Dios entonces debemos prepararnos porque viviremos una vida llena de cosas hermosas y veremos la mano del Señor actuando en nuestro favor.

 

CDD TU CASA Pr Horacio León

 

 

El Evangelio de los leprosos

EL EVANGELIO DE LOS LEPROSOS. En el Antiguo Testamento nos encontramos con la historia de cuatro leprosos llevando “su evangelio”. Esto lo afirmamos por las palabras que ellos mismos dirán en su historia: “No estamos haciendo bien. Hoy es día de buenas nuevas y nosotros callamos”. Observamos que eran cuatro leprosos hambrientos; pero de pronto descubrieron un gran mercado de alimentos, una joyería y una gran tienda de vestir, tres cosas que jamás tendrían acceso.

Así que comieron y se saciaron, pero luego escondieron lo encontrado y tuvieron la tentación de permanecer callados sobre aquella buena nueva. Fue entonces cuando les vino el recuerdo de Samaria con sus hambrientos habitantes, y reaccionaron ante el olvido.

Se dice que el egoísmo es el sentimiento que predomina en quien habiendo encontrado un gran bien, lo reserva solo para él, negándole la misma dicha a los demás. Nosotros hemos encontrado una gran comida que ayudará a otros a tener la misma dicha. Pero no siempre estamos tan dispuestos a hacerlo.

Estos cuatro leprosos nos dan un ejemplo de lo que debiéramos hacer desde el mismo momento que descubrimos la comida de la palabra, el vestido del hombre nuevo y las joyas de la vida abundante. ¿Eran ellos los mejores para dar a conocer este mensaje? ¡No!

Ellos estaban fuera de la ciudad, porque habían sido excluidos debido a su condición. Sin embargo, cuando se sintieron satisfechos, no fueron egoístas y tomaron la acción de ir a la ciudad y llevar las buenas nuevas de la abundancia de comida para todos los hambrientos.

La iglesia también sabe que “hoy es día de buena nueva”. ¿Qué haremos? ¿Nos quedaremos callados escondiendo el tesoro? Veamos entonces en qué consiste el evangelio de los leprosos.

EN UN BUENA NOTICIA PROFÉTICAMENTE ANUNCIADA

En esta historia tenemos un asedio al que fue sometida la ciudad de Samaria, la capital del Israel del Norte, debido a la idolatría con la que ofendieron a Dios, adorando a otros dioses.

Pero ahora hay una nueva profecía de restauración y satisfacción frente al hambre que padecen. Eliseo era el profeta del momento.

El milagro que iba a ocurrir lo dijo en este texto. Nadie creería esto. Era imposible pensar que en un solo día la economía de una ciudad destrozada pudiera recuperarse.

El rey de Samaria no lo creyó, su príncipe inmediato tampoco lo creyó (vers. 2), pero en un solo día la palabra profética se cumplió (versos. 16-19). El milagro para lograr esto estaba afuera.

Los mismos enemigos que causaron su desgracia proveyeron para su propia satisfacción. Dios no deja morir para siempre al hambriento. Esto es lo que hace el evangelio.

El evangelio en sí es un milagro. Quien lo recibe sabe al final que nada pudo cambiar su vida como lo hace el poder que él mismo tiene (Romanos 1:16). El evangelio también fue profetizado como un milagro. Jesucristo es la encarnación de ese milagro.

La incredulidad al mensaje del evangelio (versos. 2-12)

No siempre es fácil creer en las buenas nuevas del evangelio. Los hombres como Tomás han existido siempre. La mente racional no concibe la posibilidad de un milagro. Observe la actitud del rey y del príncipe.

Cuando Eliseo lanzó su profecía que cambiará la tragedia que vivía Samaria, simplemente negó que estas palabras fueran reales, expresándose con sarcasmo (vers. 2).

La incredulidad al mensaje traerá al final un destino impensable. Por cuanto aquel príncipe se negó a creer lo dijo el profeta, el mismo Eliseo le profetizó, diciendo: “He aquí tú lo verás con tus ojos, mas no comerás de ello”. Pero lo mismo hizo el rey.

No creyó la noticia de los leprosos, sino que pensó que era una trampa de los sirios. Lo que siempre vemos es que los que oyen el mensaje del evangelio, debido a sus propios prejuicios, o frente a la imposibilidad que suceda algo, se resisten a creer.

Muchos creen más en las malas noticias que en las buenas. ¿Era mala la noticia que estaba comunicando el profeta y ahora los leprosos? ¡En ninguna manera! Pero así son los corazones que prefieren cerrarse al mensaje, aunque sus vidas están pereciendo.

CONCLUSIÓN: En esta historia tenemos a cuatro humildes leprosos que, en su desesperación por encontrar el favor de los sirios, descubrieron el campamento enemigo totalmente abandonado y lleno de comida, bebida y todo tipo de riquezas.

Sin embargo, después de satisfacer su hambre se sintieron culpables por no compartir la bendición y decidieron informar al rey de lo ocurrido. Nosotros hemos recibido de Dios el tesoro más grande, la salvación. ¿Qué estamos haciendo con esta noticia?

Samaria representa a aquellos que están desesperados, muriéndose de la más grande hambre que se conozca, la espiritual. Si ya nosotros hemos satisfecho nuestra hambre espiritual, pero no la compartimos, ¿quién dirá que somos dignos de haberlo recibido?

¿Saben aquellos que están hambrientos de nuestro descubrimiento? Hoy es día de buena nueva. ¿La comunicaremos? No estamos haciendo bien si callamos. “Hoy es el tiempo aceptable, hoy es día de salvación”.

CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE

error: Contenido Protegido !!