9 de Julio 122, San Antonio Oeste, Argentina
+54 9 293 446 0311
cddtucasasao@gmail.com

Las fuerzas son para gastarlas

Iglesia Cristiana Evangélica

Lo que antes te cansaba, se convertirá en placer, como dice: 2 Corintios 12:15: Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos. A veces damos amor, y esperamos que a cambio nos amen. Pero, ¿cuándo madura el amor? Cuando estoy dispuesto a gastar todo lo mío, y aún yo mismo estoy dispuesto a gastarme. El amor encuentra placer en amar incondicionalmente. “Tienes que aprender a amar hasta que duela”. Esto pasa frecuentemente a todas las personas que se dedican a hacer el bien. En la versión Al Día 2 Corintios 12:15 dice así: Para mí es un placer gastarme por entero, y dar todo lo que tengo por el bien espiritual de ustedes, no importa que a juzgar por las apariencias, mientras más los amo, menos me aman. ¿Se ha puesto a pensar cuántos de nosotros nos recordamos del maestro o maestra que nos enseñó a escribir o leer, y hoy todos vivimos de eso, e hicimos nuestras carreras? Estoy seguro que esa maestra se acuerda de tu nombre y apellido. ¿Cuántas generaciones ven los maestros pasar por sus aulas y los que pasamos por ellas nos olvidamos de ellos? En ellos se cumple esto, que habiéndonos amado más, nosotros les amamos menos. ¿Cuántas enfermeras se desvelan cuidando a pacientes que se aprenden su nombre y apellido? Usted salió del del hospital y no se recuerda quién lo cuido. Hay gente que amando más, no necesariamente es amada más.

 

1 Pedro 5:10: Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. Las nuevas fuerzas vienen después de padecer y haberte gastado las que tenías; no aparecen hasta que no se justifique que se necesitan. Éstas vienen cuando las que tenías se terminaron; para recibirlas, hay un momento de transición, como cuando le dice al hijo “gástate primero lo que te di, y luego te doy más”. Las fuerzas y la actitud que Él nos da son para servir. Las fuerzas que Dios da son para servir, la actitud que Él pone es para servir; cuando llega a sus extremos, Dios aparece y nos renueva. Hay momentos en que se agota lo que uno lleva dentro, pero Dios nos renueva. Después de padecer un poco de tiempo, el mismo que te llevo ahí, es el mismo que te va a renovar las fuerzas. El nuevo nivel que Dios tiene para tu vida, no llega hasta que te gastes todo lo del nivel en que estabas. Es un problema cuando la actitud se cansa.

 

1Pe 5:10 En conclusión, el apóstol ora a Dios por ellos, como el Dios de toda gracia. Perfeccione quiere decir su progreso hacia la perfección. Afirme se refiere a la cura de nuestra natural ligereza e inconstancia. Fortalezca tiene que ver con el crecimiento de las virtudes, especialmente en las que estamos más bajos y débiles. Establezca significa fijarse sobre un fundamento firme, y puede referirse a aquel que es el fundamento y fuerza del creyente. El poder de estas doctrinas en el corazón y sus frutos en la vida, muestra quiénes son partícipes de la gracia de Dios. La conservación y el crecimiento en el amor cristiano, y en el afecto mutuo, no es cuestión de un saludo vacío, sino la marca y signo de Jesús sobre sus seguidores.

 

Disfrutemos las bendiciones. Gál 6:9  No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos El apóstol dijo que no nos cansemos de hacer el bien. Todos nos cansamos, pero el problema es cuando esa actitud de servir a tu familia, a tu prójimo, a tu nación, te llega a cansar tanto que ya no miras las bendiciones que Dios te da. No hace mucho hablé con un amigo mío predicador que estaba protestando de las invitaciones que le hacían, y le dije: ¿ya te recordaste del tiempo en que orabas para que te diera una oportunidad para hacerlo? ¿Por qué ahora te quejas de las puertas que se abren cuando antes llorabas porque se te abriera una? Algunos de ustedes deseaban aprender Palabra, deseaban una oportunidad para compartirla; quizás ahora te quejas de la gente, de las actitudes de algunos, de lo que hacen o no hacen, pero antes no tenías la oportunidad ni de abrir las Escrituras, ni siquiera la leías, no tenías vida eterna. ¿No creen que es necesario renovar esa actitud? Cuánto te quejas de tu trabajo cuando antes le rogabas a Dios por uno. No dejes que el cansancio te ciegue y no puedas ver lo bendecido que estás, porque de verdad estás lleno de bendición. El te va a establecer. Hay que renovar nuestras actitudes.

 

Si queremos ver las nuevas fuerzas de Dios venir, tenemos que comprender que es Dios el que nos lleva a nuestros límites para que aprendamos a amar como el apóstol Pablo dice que debemos hacerlo. Vas a amar al prójimo, a tus ovejitas del grupo cada día más, aunque tal vez ellos te amen menos. Vas a amar al prójimo más, aunque amándolos más quizás te amen menos. Aquello que te cansaba, se va a convertir en el placer más grande de tu vida si tan sólo aceptas las nuevas fuerzas del Señor. Dios te va a dar nuevas fuerzas, hará una obra preciosa.

 

Iglesia CDD TU CASA – Pr. Horacio León

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido !!