Cual es tu mochila? Si Jehová irá contigo

Mi presencia irá contigo… CUAL ES TU MOCHILA!

 

¿Quién no ha sentido en algún momento la imperiosa necesidad de sentir la compañía de Dios en su diario caminar? Sobre todo cuando nos vemos superados por situaciones para las que no estamos preparados. Moisés cuando recibió la comisión de sacar a su pueblo de Egipto, le dijo a Dios que no le había declarado a quién enviaría con él. Era una situación para la que no se sentía preparado, y estaba indirectamente demandando la compañía de Dios; Éxodo 33:12.

 

Cuando Dios advierte nuestra necesidad de compañía, no tarda en declararnos que si necesitamos su compañía, allí estará Él. Eso fue lo que Dios le dijo a Moisés: «mi presencia irá contigo«. Dios no a cambiado, y como estuvo con Moisés, estará también contigo. Éxodo 33: 14 Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso. ¿Cuantos de nosotros estamos convencidos realmente de que tenemos un compañero de viaje dia a dia en nuestras vidas? Cada uno de nosotros tiene diferentes necesidades en su vida y/o atraviesa diferentes desiertos en su diario vivir, los cuales hacen que cada mañana al comenzar el dia cada uno de nosotros vea el sol de manera diferente y algunas veces hasta nublado.

 

La mochila de la situación laboral, financiera, familiar; esta de continuo sobre nuestra espalda y no existe un momento del dia en que podamos deshacernos de ella. Por el contrario cada dia que pasa se hace más pesada su carga y más grande su tamaño. Lamentablemente, como humanos que somos, tendemos a rompernos la cabeza buscando la manera de eliminar esta carga de nuestros hombros y espalda, la mayoria de las veces sin frutos positivos, sino viendo empeorarse más y más la situación. A veces aparece algún “CIRINEO” que nos ayuda a cargarla, pero tal como llego de la nada, asi tambien desaparece y volvemos a encontrarnos en medio del desierto solo, cansado y con la mochila redoblada en peso y tamaño. Hemos orado a Dios y pedido a El su ayuda, pero la situación no cambia, por lo que llega el momento donde ¿HASTA CUANDO? ¿POR QUE A MI? ¿POR QUE NO ME CONTESTAS? ¿ES ESTA LA VIDA QUE TIENES PARA MI? Son las preguntas que salen de nuestro corazon y por ende de nuestra boca, y sin darnos cuenta estamos RECLAMANDO al Señor por la situación que nos aflige. Moisés tambien era humano como nosotros y tuvo momentos de desaliento en su andar con el pueblo escogido por el desierto.

 

El versículo de inicio es parte de una conversacion entre El Señor y el en uno de estos momentos. Veamos el contexto: Éxodo 33: 12-13 Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos. Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo. En ese momento la mochila que pesaba sobre la espalda de Moisés era conducir al Pueblo de Israel hacia la Tierra Prometida, asignación para la que El Señor le habia llamado. Esa situación que hoy te aflige es la asignación para la que El Señor te ha llamado. La de Moisés se prolongó por 40 años, quizas ya tienes varios años en la tuya. Lo importante de todo esto es que Moisés no estaba solo en su asignación. Dios estaba con el y en el momento de desánimo se lo deja saber de manera real, verbal, física. Pues de ese mismo modo te lo dice a ti hoy dia: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso. Pero, al igual que Moisés en aquel momento, DEBES CREER AL DIOS TODOPODEROSO Y ENTREGAR A EL TODA LA CARGA QUE LLEVAS EN TU ESPALDA, PARA QUE EL PUEDA DARTE DESCANSO. 1 Pedro 5: 7 Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes. Dios está dispuesto a acompañarte en todo momento durante tu camino por el desierto, está presto a darte el descanso que necesita tu corazon, tu alma y tu cuerpo; pero debes entregar al toda ansiedad, toda preocupación, todo pensamiento de posible solución; para que sea El quien tome control absoluto y te presente la salida por la que El quiere que camines. Esa mochila de enfermedad que te han declarado, el peso de la falta de empleo y los compromisos económicos, la piedra de la vida en soledad, el mar de los problemas con los hijos….. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.

 

Toma hoy esta palabra viva dicha de la boca misma de nuestro Señor para ti, para mí y para todo el que en El crea. Tómala y declárala con tu boca en este dia y los días siguientes en tu vida y te aseguro que veras salir el sol cada mañana de manera impresionante sobre tu vida y la de los tuyos. Toma esta palabra y utilízala como bastón en tu camino por el desierto que tienes frente a tus ojos. Ella sera el CIRINEO PERMANENTE que llevara por ti esa inmensa mochila que tienes en tu espalda. Toma esta palabra y AGRADECE al Dios que te creo por su cuidado, por su misericordia y porque siempre está pendiente de Sus hijos. En el nombre de Jesus oramos: PADRE TE DOY GRACIAS, PORQUE TU PRESENCIA ESTA CONMIGO. AUNQUE EL ENEMIGO HA COLOCADO SOBRE MI LA MOCHILA DE …, TU LA TOMAS EN TUS MANOS Y ME DAS EL DESCANSO QUE MI CUERPO Y CORAZON NECESITAN HASTA QUE LLEGUE EL MOMENTO DE QUE DESAPAREZCA POR COMPLETO DE MI VIDA. GRACIAS POR TU AMOR Y POR TU INFINITA MISERICORDIA, EN EL NOMBRE PODEROSO DE JESUS. AMEN.

 

CDD TU CASA