Todo es de Él, por Él y para Él

TODO SE LO DEBEMOS A ÉL. “De Él, por Él y para Él”

1 Tesalonicenses 5:18 “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

 

Qué lindo es levantarte en la mañana y reconocer que si despertaste es porque Dios así lo quiso. ¿Cuánta gente hubiera deseado despertar este día y no pudieron?, ¿Cuántos hubieran querido vivir un día más y no lo lograron?, pero que lindo es saber que Dios ha tenido misericordia de nosotros.

 

Cada día nos quejamos de muchas cosas, de nuestro estado emocional, de nuestros problemas familiares, de nuestra situación económica, de nuestra situación de país, de todo lo que puedas quejarte durante el día. Pero ¿Cuantas veces has meditado que el simple hecho de tener vida y estar donde estas es porque Dios ha tenido misericordia de ti?

 

Hay personas en el mundo que están pasando por situaciones más difíciles que nosotros y aun así alaban a Dios y se gozan en su presencia, ¿Por qué nosotros que tenemos más ventaja que millones de personas en el mundo no hacemos lo mismo?

 

Yo quiero que hoy por un momento salgamos de la rutina diaria, que dejemos a un lado todo pensamiento negativo que me lleva a quejarme de mi estado y descansemos en el Señor, que meditemos en todo lo que Él nos ha dado, de lo cual sin duda se lo debemos.

 

Le debemos tanto a Dios que no nos alcanzaría todo el tiempo del mundo para cancelar nuestra deuda,

Quizá los últimos días en tu mente te has quejado de tu estado, pero en este momento el Señor me inquieta el corazón a decirte que DEBES SER AGRADECIDO, tienes vida y solo ese hecho es más impórtate que cualquier cosa. Y esa vida no te fue dada por ti mismo, sino por el Señor que tuvo a bien regalarte la vida y permitir gozar de todo lo que en algún momento puedes gozar, como el aire que respiras, como el vestido que TIENES, como el pan que comiste, que sin ser grandes cosas Dios te lo ha dado.

 

Es tu responsabilidad honrar a Dios con tus finanzas; y hay 3 maneras de hacerlo:

  1. En la manera en que produces finanzas.No hay tal cosa como robar, y diezmar para santificar lo robado.  Tú honras a Dios, no tan solo con lo que das, sino con la manera en que produces finanzas.  Tienes que hacer las cosas honradamente.  Las finanzas que tú produces, tienen que llegar del trabajo, del sacrificio, del esfuerzo, de negocios apropiados, lícitos. 
  2. En la manera en que le sirves a Dios con tus finanzas.Esto, a través de los diezmos, las ofrendas, con el pago de tus impuestos.  Cuando tú pagas tus impuestos correctamente, estás honrando a Dios.  Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios. 
  3. En la manera en que gastas tu dinero.Hay quien da a Dios el diezmo, y con el restante 90% hace lo que mejor le parezca; pero, tanto el diezmo como el 90%, son de Dios.  Si tú diezmas, pero malgastas el restante 90%, no pretendas que el diezmo te funcione.  El diezmo lo que te asegura es que, si inviertes bien el 90%, entonces ese 90% va a rendirte más que si no diezmaras. 

No queramos medir la bendición de Dios a través de los bienes materiales y terrenales, la bendición de Dios no se mide por lo que tienes, sino por la FE que profesas.

 

Si a Dios no le importaran las finanzas, no invertiría tiempo haciéndonos saber, en Éxodo 16, que dio maná al pueblo por 40 años, y después carne.  En 1 Reyes 17, nos dice que Elías multiplicó el aceite de la viuda; en 2 Reyes 4, Eliseo también lo hizo.  En Mateo 14, te habla de que alimentó a 5,000; en Mateo 15, a 4,000; multiplicando.  En Juan, se nos dice que el primer milagro de Cristo fue cambiar el agua en vino;

 

Tú tienes que tener cuidado con las finanzas, porque tu vida gira alrededor de eso.  Y Dios quiere suplir tus necesidades, llevarte a un nivel de abundancia, de satisfacción, y que puedas vivir en la libertad a la que tú has sido llamado. 

Bienes dinero y bienes es porque Dios no te está bendiciendo, más yo siempre he creído y Dios no me dejara mentir que la bendición de Dios no está en los bienes que posees, ni en la falsa prosperidad que se nos quiere inculcar, sino en CREER y CONFIAR en El. Jesús no era ningún millonario, sin embargo se goza delante de su Padre. Pedro no tenía plata ni oro, pero lo que tenía les daba a las personas y estas eran sanas, Pablo dijo que había aprendido a vivir en la abundancia y en la escasez y que podía glorificar al Señor en cualquier circunstancia.

 

Ahora yo te pregunto a ti, ¿Qué tienes tu que Jesús, Pedro o Pablo no haya tenido?, ¿Hay algo que te hace más merecedor de las bendiciones que ellos?, ¿Por qué te quejas tanto por tu estado? Termina ya de una vez tus quejas y comienza a alabar y adorar al Señor por lo que tienes.

 

Por un momento te invito a que cierres tus ojos, y medites en lo bueno que Dios ha sido contigo, que escuches la siguiente alabanza que te dejo y que permitas que el Espíritu Santo de Dios te ministre:

 

Sin duda, TODO se lo debo a Él, Dios ha sido bueno, es hora de dejar de quejarse y Adorarlo. EL LO MERECE, EL TE AMA, EL TE SUSTENTA.

 

cdd tu casa san antonio oeste