9 de Julio 122, San Antonio Oeste, Argentina
+54 9 293 446 0311
cddtucasasao@gmail.com

DECISIONES !!!

Iglesia Cristiana Evangélica

TU VIDA CONSISTE EN LA TOMA DE DECISIONES CORRECTAS !

 

Lot levantó la vista y observó que todo el valle del Jordán, hasta Zoar, era tierra de regadío, como el jardín del Señor o como la tierra de Egipto. Así era antes de que el Señor destruyera a Sodoma y a Gomorra. —Génesis 13:10.

 

Como mencionan los versículos 6 y 7 del capítulo 13 del Libro de Génesis, la insuficiencia del territorio que habitaban ocasionó disputas entre los pastores de ambos hombres, Abraham y Lot contendieron por la tierra donde debían asentarse y decidieron que debían separarse, así que Lot, por mutuo consentimiento

 

Abram habiendo ofreció a Lot la elección, este de inmediato aceptó. La pasión y el egoísmo hacen que los hombres a veces sean groseros en su elección. Lot miró a la bondad de la tierra; Por lo tanto, él no dudaba de que era una tierra tan fructífera que sin duda debía prosperar. Los que, en la elección de las relaciones, llamamientos, viviendas o asentamientos, cuando son guiados y gobernados por los deseos de la carne, la concupiscencia de los ojos, o la vanagloria de la vida, no se puede esperar la presencia o la bendición de Dios. En todas nuestras elecciones este principio debería gobernar, que es mejor para nosotros, lo que es mejor para nuestras almas. Lot poco consideraba la maldad de los habitantes. Los hombres de Sodoma eran insolentes, atrevidos pecadores. Esta fue la maldad de Sodoma: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad.

 

Los ojos de Lot se escaparon hasta Sodoma y Gomorra cuando eligió la llanura para vivir. Definitivamente, las ciudades no comenzaron a ser aquel lugar tan complicado para vivir después de la llegada de Lot; ya lo eran desde antes de su llegada, y él debió haber sabido lo que lo esperaba si entraba en ellas. Aun así, entró.

 

No lo hizo el primer día. No salió corriendo de la conversación con su tío y se metió en el centro de la ciudad, para “festejar” su libertad familiar. Fue un proceso largo. Un proceso que debió de haber comenzado con una posición de cuidado, de aprensión en relación con las ciudades, con sus habitantes y con sus costumbres.

 

Poco a poco, Lot y su familia fueron acostumbrándose a lo que era “natural y normal” entre los sodomitas, y las distancias se fueron acortando. Las barreras se fueron cayendo. Las tiendas se fueron acercando. Casi sin percibirlo, hicieron un buen negocio comprando una casa en la ciudad. ¿Para qué continuar viviendo en tiendas, como el tío viejo, si podían comprar la comodidad y el confort de la ciudad?

 

Nos acostumbramos a los errores de tal manera que no nos cuidamos de ello. Es tan natural para nosotros, que ya no nos llama la atención. Recién cuando la desición se transforma en tragedia, alguna fibra de nuestro corazón se sensibiliza. Lamentablemente, muchas veces es muy tarde y tenemos que pagar las consecuencias.

 

Lot se equivocó en la primera decisión, se equivocó en las decisiones intermedias y se equivocó en las últimas, también. Todas lo llevaron a Sodoma.

 

Por la conversación que Abraham tuvo con Cristo respecto de las ciudades, ni siquiera había conseguido convertir a diez personas. Lot no había conseguido convertir a su familia. Él estaba más influenciado por la ciudad de lo que él mismo sospechaba; tanto que el ángel lo tuvo que arrancar por la fuerza de la ciudad antes de que el fuego la consumiera.

 

Difícilmente saltamos al error cuando lo vemos por primera vez. Por educación, principios, creencias o alguna cosa buena, lo miramos de reojo y no nos sentimos bien. El problema aparece cuando llegamos a mezclarnos tanto los errores que ni siquiera lo distinguimos. Ora para estar atento

 

Esta clase de decisiones, como lo mostró la vida de Lot, causa problemas. Cuando dejamos de decidir en la dirección de Dios, todo lo que nos queda es decidir en la dirección equivocada. LOT Algunas personas simplemente viven a la deriva. Sus alternativas, cuando pueden reunir suficiente voluntad para tomar decisiones, tienden a seguir la ley del menor esfuerzo. Lot, el sobrino de Abram, era ese tipo de persona. Cuando era joven, Lot perdió a su padre. Aun cuando esto debió haber sido duro para él, contó con el ejemplo de su abuelo Taré y de su tío Abram, los que lo criaron. Aún así, Lot no desarrolló el sentido de propósito que aquellos tenían. Estaba tan atrapado en el momento presente que era incapaz de ver las consecuencias de sus acciones. Es difícil imaginar lo que habría sido de su vida sin la atención esmerada de Abram y la intervención de Dios. En el momento en que Lot fue sacado de esa situación su vida había dado un horrible giro. Había estado tan mezclado con la cultura de sus días que no quería dejarla.

 

Hoy nosotros tenemos en nuestras manos el poder TOMAR DESICIONES CORRESCTAS, siempre pensando que Dios tiene que tomar verdadero control de ellas. Los ojos de Lot miraron lo que mira el hombre natural, mas Dios tenia un Abram que miraba con los ojos del espíritu, avalado por Dios. Nosotros hoy debemos tratar de que nuestras decisiones tengan el aval de nuestro amado Dios, aunque humanamente nos parezcan incorrectas, si Dios esta en control no te preocupes, SERAN CORRECTAS. Romanos 8.28 dice que para los que aman a Dios todas las cosas les ayudan para bien. Confiemos en ello y veremos que nada quedara librado al azar. Dios tendrá control total de todas nuestras acciones. Sea cual sea tu situación hoy, nunca olvides que Dios siempre tiene que estar en control de absolutamente todo. Si sucede asi, ni siquiera lo dudes, iras de triunfo en triunfo, de poder en poder, tu trabajo prosperara, tu familia prosperara, tus finanzas prosperaran, creceras en todos los ordenes de la vida, porque DIOS tienen control absoluto. Si ya has tomado DECISIONES, no te sueltes de ellas y mucho menos de Dios. continua, aferrate a la esperanza cierta, y verás la gloria de Dios en cada acción que emprendas.

 

En que consiste la vida del ser humano en Dios? en la toma de decisiones correctas, direccionadas y enfocadas en nuestro bendito y amantisimo Dios, Rey de Reyes.

 

CDD TU CASA SAN ANTONIO OESTE

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido !!